Fallece Aless, el hijo Alessandro Lequio y Ana Obregón, a los 27 años

Aless Lequio

Dio un extraordinario ejemplo de valentía que siempre será recordado, pero lamentablemente no fue suficiente para superar la enfermedad. Alessandro Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, murió a la edad de 27 años de un cáncer que padecía y que superó admirablemente en los últimos dos años. El hijo de la actriz Ana Obregón estuvo hospitalizado en Barcelona durante poco más de un mes, donde se sometió a un nuevo tratamiento. Unas semanas en las que sus padres no se apartaron de su lado, ya que tanto el intérprete como el italiano se mudaron con él a Barcelona. Durante este tiempo, el joven empresario también recibió la visita de su novia Carolina, con quien había tenido una relación discreta durante un año. Es un duro golpe para la familia, que nunca ha perdido su optimismo, una actitud que ha hecho de Aless la mejor arma contra la enfermedad.

View this post on Instagram

No suelen ser objeto de interés mis cuatro años en ultramar, donde tuve el placer de succionar conocimiento de mentes brillantes, cantinas indomables y como no, de los altibajos y vaivenes que todo joven adulto experiencia durante su época universitaria. Nunca los he compartido por pensar que quizás no os resultan interesantes, pero la realidad es, amig@s mi@s, que reúno una batería de recuerdos que dejan a Spielberg como a un novato de la ciencia ficción. Esta foto que veis, es una foto de mi primer día de universidad. El primer momento de tantos y que tanto esfuerzo supuso conseguir durante los años de agogé en Madrid (sigo pensando que la liaron y me dieron la plaza por equivocación 😂). El caso es que ese mismo año fue surrealista para un joven español que no tenía ni pajorera idea de lo que estaba a punto de vivir. Los acontecimientos fueron varios y asombrosamente extraños. Entre estos, destacaron: disputarle a Stiglitz algo que no tenía mucho sentido, vivir el acceso a una hermandad (aquí no puedo hablar mucho), publicar 1 ensayo, hacer un mini proyecto de fin de temario con Kyrie Irving, partirme la pierna, ganar un certamen por hacer soniditos con la boca (no por guapo, obviamente) y por último, confundirme al rellenar la solicitud de alojamiento en el campus y terminar viviendo en una especie de comuna extraña donde llegaron a pensar que estaba un poco zumbado (la personalidad española puede llegar a contrastar mucho 😂😂). En cualquier caso, eso sólo fue el primer año. No tiene mucho sentido contar estas cosas aquí, igual no interesa… pero ya que por X o por Y soy conocido, vamos a conocernos bien #UnEspañolEnUltramar

A post shared by Me Dicen Aless (@alessandrolequiojr) on

Inquieto, juguetó, aventurero… Aless, dijo, tenía dos piedras angulares en su vida a las que se dedicó con pasión: Familia y trabajo. Sus padres eran más que eso, eran sus mejores amigos, con los que tenía un vínculo amoroso inquebrantable con mayúscula. “El nivel de relación, la cercanía que tenemos mi madre y yo, y yo y mi padre y los tres juntos es tan fuerte que somos los mejores amigos”, dijo. Los tres se enfrentaron a una enfermedad que, según Aless, no era de temer porque era necesario “vulgarizar la palabra cáncer para que la gente lo viera como otro diagnóstico médico”. Los signos de afecto que sentía por ambos eran constantes y siempre estaban marcados por esa simpatía que constituía una personalidad única. El pasado mes de noviembre, por ejemplo, llamó a Ana Obregón “madre biónica” por su enorme energía y humor. Aunque siempre trató su vida privada con discreción, Aless, que había estado con Carolina durante un año, admitió a finales de 2019 que era feliz. “Mi vida amorosa es muy buena, amo mucho a mi pareja”.

Como trabajador constante y sobre todo con el deseo de probar cosas nuevas, una de sus metas era realizar todas esas ideas que estaban burbujeando y creando en su cabeza. “El mayor sueño que tengo es ser lo más parecido posible a mi abuelo. Si logro ser una décima parte de lo que él era, sería la mayor locura”, dijo en diciembre de 2018 en las páginas de HOLA! Comenzó a perseguir su sueño a la edad de 17 años cuando se fue a los Estados Unidos a estudiar en la Universidad de Duke en Carolina del Norte, donde obtuvo dos títulos en política y filosofía. Sin embargo, su éxito profesional, que se consiguió gracias al trabajo duro y a la dedicación, se produjo en el campo del marketing digital. A finales de 2015, a la edad de 23 años, fundó su propia agencia, Polar Marketing, con el objetivo de reinventar el sector en España. “Soy una persona muy activa y creativa a la que le gusta seguir aportando nuevas ideas”, dijo. Demostró que no le faltaban iniciativas cuando creó Celebrize en 2016, una plataforma privada para celebridades y personas influyentes en la que podían encontrar marcas conocidas y lugares que les ofrecían servicios y productos gratuitos a cambio de publicidad. Estos proyectos sólo se consolidaron gracias a la mirada orgullosa de este original empresario, que el pasado Halloween incluso organizó una divertida fiesta de disfraces de mascotas en España, PETrificante.

View this post on Instagram

Ejerciendo nuestro derecho de voto por un país más democrático, más unido, más concienciado con la necesidad de mejorar la situación de los emprendedores y sobre todo, con ganas de superarse cada día. Ojalá podamos trabajar juntos y unidos en la situación interna del país para dar el gran paso y convertirnos en referente mundial. Tenemos un país con tantos corazones llenos de pasión e intelecto desaprovechado que si quisiéramos, podríamos volver a ser el sol que más brilla – desde la humildad, el trabajo, el esfuerzo y la libertad (peazo speech colega, de algo ha servido la carrera de ciencias políticas 😂😂😂 ahora enserio, votad a quien queráis pero votad) #Elecciones

A post shared by Me Dicen Aless (@alessandrolequiojr) on

En marzo de 2018, recibió un difícil diagnóstico que no quería permitir que cambiara su visión de la vida. “No voy a cambiar mi camino, voy a seguir mi camino, pero tengo que esforzarme un poco más o ir con un poco más de esfuerzo para poder continuar a la misma velocidad”, dijo en HOLA! Comenzó a tratar su enfermedad en los Estados Unidos, primero en Nueva York y luego en Nueva Jersey, donde permaneció durante seis meses. Luego continuó el proceso en Madrid. Durante estos dos años, ni su padre ni su madre se separaron de él ni un momento y lo acompañaron en cada etapa de una enfermedad que, como ya advirtieron, fue “larga y dura”. Durante este complicado proceso, tuvo que ser admitido varias veces (lo dijo, tuvo altibajos), pero aún así no perdió la fuerza, siempre con su deseo de hacer bromas y ser feliz. Así, uno siempre recordará su integridad, su envidiable sentido del humor y la gran generosidad con la que dio todo su apoyo a aquellos que, como él, estaban pasando por la misma situación. Siempre con una sonrisa, esa era Aless.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!