¡Exclusiva! Lara Álvarez (Supervivientes) podría ir a La isla de las tentaciones tras romper con Andrés Velencoso

Lara Álvarez Super Tentaciones Portada

La cafetera tiene un lugar garantizado en la maleta de Lara Álvarez (Gijón, Asturias, 33 años), que regresa a Honduras, donde tendrá lugar el reality show Supervivientes, emitido por Telecinco y también presente en Cuatro, que comenzará su nueva edición el próximo jueves. La presentadora lidera este formato por sexta vez, esta vez comenzando unos meses antes de lo habitual, para que los habitantes de la isla tengan menos horas de luz, más humedad y temperaturas más bajas.

Lara Álvarez Super Tentaciones

¿Qué puede decir de los candidatos confirmados?

Conozco los personajes, pero no puedo dar una evaluación del candidato todavía. Hasta que no lleguen y pasen unos 21 días, no es posible porque el proceso de supervivencia está cambiando. El personaje llega, luego conoces a la persona, y más tarde nace el sobreviviente…

¿Cómo es tu día en la isla?

Me levanto a las 7 de la mañana en un día de gala, tomo un buen desayuno, y vamos a preparar y ensayar las pruebas, que me gusta probar para poder explicarlas de forma significativa, pero sin dar ninguna pista directa. Si hemos grabado anuncios, lo hacemos antes del programa, hacemos una lectura general de la lista de reproducción, vemos los vídeos que se emitirán para presentarlos, y luego vamos en directo. Estoy sin parar de siete a seis, el programa termina y me voy al hotel, aunque llegamos a principios de año y no podemos volver en los días de gala. Dormiremos allí y habrá circunstancias más complicadas.

Lara Álvarez Super Tentaciones 3

Tendrán su propia porción de “reality“.

Bueno, sí. Después de todo el día y el show en vivo, querrás venir a casa, tomar una ducha y dormir en una cama cómoda, y en esos días lo hacemos en cabañas. ¿Estás tomando ropa más abrigada? Sí, sí, traigo más chándales de los que he traído en toda mi vida. Y luego, tus propios bikinis, tres. El resto lo llevará Susana Garcillán, la estilista. Además, habrá sorpresas este año, y no sólo serán bikinis. Jugamos con otros materiales y otros contenidos que me entusiasmaron.

¿Te molesta que se hable tanto de tu vestuario y no del de tus colegas?

Bueno, estoy en una isla y puedo jugar con otro tipo de historias que no encajan en Jorge (Javier Vázquez), Jordi (González) o Carlos (Sobera). Jorge Javier es genial y está en su mejor momento, pero tal vez no sería una buena idea que saliera en traje de baño. Y no me parece bien que vaya a la isla con un cuello de cisne… ¿Sabes qué te pondrás para la ceremonia de apertura? Tenemos muchas sorpresas planeadas, y el equipo dependerá de ello. Es una gran pista.

¿Tienes tiempo para sentirte solo en la isla?

En realidad no. Es una soledad elegida. Y en mi vida también, es un poco de elección. Me gusta estar conmigo mismo.

¿También haces tiempo para los deportes?

Sí, trato de hacerlo todo el año. Estoy muy nerviosa y siempre maquinando, y lo único que me mantiene fuera de contacto son los deportes. Antes era más sobre boxeo y puñetazos, y ahora con el yoga estoy descubriendo un universo paralelo. Incluso me llevo una esterilla de yoga conmigo.

¿Le gustaría participar?

Para vivir esta competición hay que estar preparado, y lo hice desde esta perspectiva privilegiada en la que estamos dentro y fuera al mismo tiempo. Si lo pasamos mal, no quiero ni imaginarlo.

¿Se animaría con «La isla de las tentaciones»?

Sí, claro, pero Mónica Naranjo lo está haciendo excepcionalmente bien. Soy tan adicto a ella como el resto de España.

Lara Álvarez Super Tentaciones 2

¿Es cierto que ya no diseñas ropa?

Renuncié al sello, pero no está cerrado. Ha funcionado fenomenalmente bien estos años, todas las colecciones se han vendido. Me he encontrado con titulares como “Choque de negocios” cuando no es…

Y en el amor, ¿es una superviviente, una náufraga, va a la deriva?

Creo que soy una persona con ideas claras. Sé quién soy, lo que quiero y lo que no quiero, y no dudo en perder mi tiempo o hacer que mi contraparte lo pierda. Tengo 33 años y parece que se me está acabando el tiempo y que me quedaré y me vestiré de santo. Y no. Gracias a Dios tengo una vida llena de cosas que me hacen completo y las promuevo cada día: mi familia, mis amigos, mi trabajo. Y leer titulares como “otro fracaso en la larga lista de seres queridos” es doloroso. He oído lo peor, y para mí, los que callan no se rinden. Nunca sale nada de mi boca, pero eso no significa que

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!