Formas sencillas de plantar fresas en casa

Las fresas son un cultivo confiable y gratificante, ideal para cultivar en casa. Estas atractivas frutas rojas dulces se producen en plantas pequeñas y compactas que crecen felices en un jardín, en macetas o incluso en cestas colgantes. Además, el follaje de esta planta también es atractivo, lo que hace que las fresas sean una buena opción para usar como planta ornamental a lo largo de un camino o para dejar que se extiendan sobre paredes bajas.

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber para producir tus propias fresas en casa y sin complicaciones. Solo tendrás que seguir nuestros sencillos consejos para obtener sabrosas frutas antes de lo que te imaginas.

 

 

¿Cómo cultivar fresas?

Una vez que hayas decidido comenzar a cultivar fresas, debe elegir un punto de partida. Puedes cultivar fresas a partir de semillas, puede optar por trasplantar o comprar plantas de fresa para tu jardín.

Para muchos es más difícil comenzar con semillas de fresa en lugar de plantas ya existentes. Sin embargo, sea que comiences con semillas o plantas, la producción exitosa de las frutas será el resultado del cultivo exitoso de las plantas.

Los factores que debes considerar para cultivar fresas son:

  • Elegir una variedad de fresa adecuada.
  • Seleccionar el sistema y sitio ideal para la plantación.
  • Preparar el sitio elegido.
  • Plantar las plantas de fresa.
  • Crear un ambiente favorable.
  • Cuidar las fresas durante su crecimiento.
  • Cosechar las bayas.
  • Renovar el sustrato.
  • Y preservar las plantas de fresa durante los meses inactivos.

A continuación explicaremos brevemente cada uno de estos factores según distintos sistemas de producción.

 

 

Cultivo de fresas en el jardín

Para llenar el suelo de tu jardín de hermosas plantas de fresas debes seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Elije un lugar en tu jardín que sea soleado.

Paso 2: Siembra pequeñas plantas o las semillas en un suelo bien drenado, el cual puede estar enriquecido con abono y fertilizante.

Paso 3: Mantén la tierra húmeda cuando las plantas se establezcan o la semilla germine y luego, cubre con un mantillo orgánico como la caña de azúcar o la alfalfa, con el fin de mantener la humedad.

Paso 4: Alimenta semanalmente el sustrato para promover un crecimiento saludable de las hojas, un fuerte desarrollo de las raíces y muchas deliciosas bayas.

Paso 5: Si vas a trasplantar, hazlo cuando las plantas sean lo suficientemente grandes como para manejarlas.

 

 

Siembra tus fresas en maceta

Hay macetas especiales para fresas que tienen varias secciones de plantación. Sin embargo, puedes plantar en macetas comunes, también puedes cultivar en macetas o cestas colgantes.

Paso 1: Una vez que hayas elegido tu maceta o canasta, asegúrate que estén en un lugar soleado.

Paso 2: Planta pequeñas fresas o siembra las semillas en un suelo bien drenado y enriquecido con abono y fertilizantes.

Paso 3: Mantén la tierra húmeda cuando las plantas se establezcan o la semilla germine y luego cubre con un mantillo orgánico como la caña de azúcar o la alfalfa con el fin de mantener la humedad.

Paso 4: Alimenta semanalmente el sustrato para promover un crecimiento saludable de las hojas.

 

 

Consejos para mejorar el cultivo

  • Mantén la superficie del sustrato cubierto para reducir las necesidades de agua y la invasión de malezas. Cualquier tipo de mantillo, desde plástico negro hasta paja de pino y hojas trituradas, te ayudarán a mantener el suelo húmedo y las plantas limpias.
  • Se diligente con las malas hierbas. Desmaleza a mano, especialmente en los primeros meses después de la siembra.
  • La humedad es increíblemente importante debido a las raíces poco profundas. Las plantas de fresa necesitan mucha agua cuando se están desarrollando y nuevamente en el otoño cuando las plantas están maduras
  • Fertiliza con gránulos de uso múltiple para un fuerte crecimiento. En climas cálidos, las bayas maduran aproximadamente 30 días después de que las flores son fertilizadas.
  • Elimina las plantas hijas según sea necesario. Trata de mantener las plantas hijas espaciadas a unas 10 centímetros de distancia.
  • Para combatir las plagas, mantén la zona libres de malezas y usa un mantillo arenoso puede disuadir a las babosas y los insectos. Para insectos más grandes como los escarabajos, rocía tus plantas con puré de ajo y aceite de semilla de neem.

Con estos consejos estamos seguros que tendrás guapas platas de fresas y podrás disfrutar de delicioso frutos producidos en tu hogar. No desperdicies tus espacios y aprovéchalos al máximo.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!