Marta Peñate se suma al clan de los infieles en la isla de las tentaciones 2

La segunda edición de la isla de las tentaciones 2 está que arde. Infidelidades, rupturas, desencuentros y nuevas parejas, son solo una parte de lo que ha sucedido en este dating show que recién comienza.

Si hay algo que caracteriza a este reality de Mediaset, es que la parejas se postulan para reafirmar su relación. Sin embargo, las tentaciones están a flor de piel y aunque traten de resistirse terminan por caer en las redes del juego del amor.

Marta Peñate, llegó a la isla con su novio Lester para consolidar aún más la relación que llevaban desde hace 11 años. Sin embargo, tras observar el desinhibido vínculo de Lester con las solteras, tomó una decisión. La joven de 29 años primero tonteó con Kevin, y luego, con Dani, con quien al parecer tuvo mejor conexión.

“Yo estoy siendo yo. Lo hago porque soy así”, se justificó ella. “Nos queremos mucho, pero nos queremos mal”, había afirmado la chica nacida en las Palmas sobre su relación con Lester.

Y luego, agregó: “He mandado once años de fidelidad a la porquería, porque llevo once años siendo fiel como un perro”, expresó. “Mis padres van a decir, jolines, Marta. Delante de toda España, delante de la gente, ¿en serio?”, haciéndose ella misma la pregunta que de inmediato se respondió: “Carpe Diem”. “A mí ya me expulsaron del Edén. Estoy expulsadísima”, admitió.

Su flirteo con Dani, pasó a un segundo nivel. Luego de un baño muy cariñoso en el Jacuzzi, lo invitó a dormir a su habitación. Solo hubo besos y caricias, pero de seguro, están a punto de traspasar los límites.

“Ya no hay retorno para mi relación. Once años de fidelidad a la porquería. Lester se va a pensar que esto lo he hecho en otras ocasiones y no es así”, dijo la ex concursante de Gran Hermano 16. Marta quería comprobar que tan fiel era Lester cuando se postuló a la isla de las tentaciones 2. No obstante, quedó más que demostrado que ella es la infiel y por partida doble.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!