Angustia electoral en Perú: Keiko Fujimori, favorita en las elecciones

Hay un patrón que vincula a los países de Latinoamérica: “El placer por la angustia”. La prueba de ello lo vive Perú con los resultados del proceso electoral para el cambio de presidente y congresistas que se llevó a cabo ayer domingo. ¿Qué es más adrenalínico que dar la mayoría de votos a la candidata cuyo padre está preso por violación sistemática de Derechos Humanos durante su gobierno?

keiko_640

por Fabricio Cerna Salazar*

LIMA, Perú// Keiko Fujimori (39.5%), del partido Fuerza Popular, es hoy la candidata presidencial con mayor intención de voto y ha pasado a la segunda vuelta. Sus votos son de aquellos peruanos que marcharon para derrocar a su padre y de quienes siguieron minuto a minuto su proceso de juzgamiento en sus televisores en el año 2009. Sí, ellos también la han votado.

Escribo esta columna con la sensación de sabernos como un país sin dignidad que está por elegir a una candidata cuyo partido únicamente se vale de lo bueno que hizo su padre, pero no rescata absolutamente nada de su experiencia inexistente en la gestión pública. El primer flash electoral, ejecutado por encuestadoras privadas la tarde de ayer, arrojó un empate técnico entre los siguientes dos puestos. Sin embargo, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ha dado resultados al 82% de avance y la distancia se ha ampliado: Pedro Pablo Kuczynski, del partido Peruanos Por el Kambio (22.11%), estaría en segunda vuelta al dejar atrás a Verónika Mendoza, del Frente Amplio (18.27%).

La izquierda de Mendoza quedó atrapada en una campaña de miedo que se ejecutó en su contra ya al final del proceso. De este modo afianzarse, sobre todo, en la Capital no fue nada difícil para Kuczynski y lograr su ventaja ante una subida muy rápida que ejecutaba su contrincante. Sin embargo, que la izquierda reaparezca en el ámbito peruano no fue un acto natural de consolidación política. Muy por el contrario. Estas elecciones han sido las más atípicas de los últimos tiempos. Iniciaron la carrera a la presidencia un total de 18 candidatos. Peor aún, la mayoría de partidos políticos que representaban eran absolutamente improvisados. Es más, un candidato que ha logrado cerca del 4% de votos se encuentra en prisión y logró salir para participar de un debate de candidatos televisado. No solo ello, un mes atrás el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) retiró del proceso a Julio Guzmán, del partido Todos por el Perú y, a César Acuña, de Alianza para el Progreso del Perú. Ambos, hasta ese entonces, disputando el segundo y tercer lugar según las encuestas del momento con una intención de voto de 18.3% y 7.3%, respectivamente. Con su salida, fue el turno de reaparición de Pedro Pablo Kuczynski y el surgimiento de Verónika Mendoza.

Tras las últimas tres elecciones presidenciales anteriores, los candidatos entendieron que polos de extremos en este país los dejaban fuera de juego. Ollanta Humala, el actual presidente, llegó a gobernar tras moderar por completo su discurso, inicialmente socialista (o chavista), al descubrir la fórmula que casi todos en esta campaña han replicado: la centro derecha.

Había, cuando menos, algo heroico en el hecho de que Keiko Fujimori se enfrente a Verónika Mendoza: Perú tendría a su primera presidenta antes de su Bicentenario de Independencia y ambas representan posiciones políticamente distintas. Los extremos expuestos por dos mujeres darían la sensación de evolución en una sociedad aún machista. Pero no será así porque con los resultados reales podría quedar como una utopía un quinquenio más.

Lo que sí es real es que Keiko Fujimori ha obtenido la mayoría de representantes en el Congreso y la angustia retorna a la memoria colectiva del pueblo peruano con una interrogante latente: ¿Recuerdan lo que sucedió la última vez que Alberto Fujimori tuvo el control total del Estado peruano?

_____________________________

*Fabricio Cerna Salazar @facesapijoapart es periodista y Jefe de Imagen y Comunicación Corporativa de la Universidad César Vallejo de Perú. Ha sido reportero en El Comercio de Perú y El Mundo de Veracruz, México. Es colaborador de la revista mexicana Cultura Errante y del Observatorio de información internacional, Hemisferio Zero.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia