Contar la historia desde el lado de las víctimas: “Los que se quedan”

En la opinión pública, y por ende, en los medios de comunicación, el suicidio es uno de los temas tabú por excelencia. Sacar a la luz los casos de suicidio suelen envolver misterio y levantar tantas críticas negativas como positivas. Pero cuando se apunta a la crisis como motivo principal para muchas personas que deciden acabar con sus propias vidas, el asunto se torna aún más peliagudo. La responsabilidad política ante esta problemática parece más evidente, a la par que ausente.

Olmo Calvo, Eva Filgueira y Gabriel Pecot, un equipo de periodistas valientes que han querido ahondar e investigar sobre ello y plasmarlo en el corto documental http://www.losquesequedan.es/

untitled

Desmontando tabús. Entrevistas con expertos.

 Eva, Olmo y Gabriel llevan tiempo trabajando en documentar la crisis a través de manifestaciones, desahucios, etc. Empezaron a  “sumergirse en los barrios”  hasta llegar a algunas casas. Un ejemplo fue el exitoso trabajo  multimedia “No Job Land”  sobre la vida de familias desempleadas en el madrileño barrio de Vallecas. La experiencia y el recorrido les hizo ver que “un gran tema era la salud mental a consecuencia de la crisis” por lo que decidieron “tirar abajo ese tabú, hablar de ello y no tener miedo”, como explica Olmo.

Decididos, se pusieron en marcha. Desde el principio tenían clara la necesidad de buscar autofinanciación y comenzaron una campaña de micromecenazgo en la red. “Es un tema tabú entonces es muy probable que de otra manera, en otros medios no hubiera sido posible llevarlo a cabo”, recalca Eva. Así fue, y así lo consiguieron.  Durante los meses de realización combinaron sus vidas de periodistas freelances con numerosas entrevistas a expertos sobre salud mental y suicidios recorriendo ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Mallorca y Londres.

Uno de los datos más interesantes que aparece en este trabajo es el que desvela James López Bernal, investigador de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y autor de “The effect of the late 2000’s financial crisis on sucides in spain” -El efecto de la crisis financiera del final de los 2000 sobre los suicidios en España- . Según este estudio, ha habido un amento del 8% de suicidios vinculados a la crisis, lo que supone 20 suicidios más cada mes.

Contar la historia desde el lado de las víctimas, “los que se quedan”.

MOLINA DEL SEGURA, MURCIA. Jose Coy brinda junto a compañeros de la PAH para celebrar que uno de sus miembros ha conseguido una dación en pago. Foto: Eva Filgueira. Fotografía: Eva Filgueira

MOLINA DEL SEGURA, MURCIA. Jose Coy brinda junto a compañeros de la PAH para celebrar que uno de sus miembros ha conseguido una dación en pago. Foto: Eva Filgueira. Fotografía: Eva Filgueira

Muchas veces necesitamos los datos y las estadísticas para reconocer que existe un problema. Pero detrás de cada cifra hay vidas y rostros, las víctimas. No podemos obviar la historia de aquellas personas que acabaron con su vida por no poder afrontar , por ejemplo, al pago de su vivienda tras un largo periodo de desempleo. Como tampoco pueden caer en el olvido sus familiares o a las personas que gracias al apoyo de su entorno han vencido la idea del suicidio. Ellos son los que se quedan. Olmo, Eva y Gabriel una vez más cuentan historias desde el lado de las víctimas.

Francisco Lema fue trabajador de la construcción, una baja sumada al debilitamiento de su sector le dejó en paro. A partir de ahí llegaron los problemas, entre los que estaba tener que hacer frentea la presión a la que estaba sometido por no poder pagar la hipoteca de su vivienda. Él mismo la construyó con la ayuda de su padre. La desesperación que inundaba sus días le llevó a varios intentos de suicidio, hasta que en febrero de 2013 acabó con su vida. Nani, su hermana le recuerda entre la entereza y el dolor. Ella tiene claro que el caso de su hermano y el de otras personas que viven historias parecidas, “no son suicidios, son asesinatos”. Y explica que el problema de Francisco no se fue con su vida; a día de hoy el mismo banco que le desahució y con el que intentó negociar, quiere echar a sus padres de casa.

Otro de los protagonistas es José Coy. Él cayó en una fuerte depresión por su situación de precariedad afectado por la crisis. Tal fue su desesperación, que llevó a cabo dos huelgas de hambre en un momento en el que estuvo cerca de ser desahuciado. La agonía le hizo tocar fondo. Hoy siente que está saliendo del agujero gracias principalmente, a la ayuda de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de su ciudad, Murcia.“La PAH ha salvado muchas vidas” comenta Coy, “no solo paramos desahucios, también nos apoyamos mutuamente”. Su vida ha cambiado gracias a la colectivización del problema. Ahora se dedica a trabajar en el campo junto con otros compañeros que están en una situación similar a la suya, juntos han creado una cooperativa que han bautizado como “Banco de Tierra”, donde ha descubierto, entre otras cosas, que “la tierra es el mejor ansiolítico”.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Fabiola Barranco Riaza

Fabiola Barranco Riaza es estudiante de Periodismo en la UCM de Madrid. Interesada en el mundo árabe y Oriente Medio, en especial Palestina y Sáhara Occidental. Sin perder de vista la lucha social y la vulnerabilidad de personas migrantes en el Estado español.