Un año después del tifón Haiyán en Filipinas [VÍDEO]

 

filipinas

Por Fabiola Barranco*

Lamentablemente resulta habitual que cada año pasen a la historia fechas trágicas marcadas por un desastre natural. Suele coincidir que las zonas afectadas son escasas en recursos y la vulnerabilidad de su población es alta. Los huracanes, tsunamis, tifones, etc., son fenómenos naturales que a su vez producen fenómenos mediáticos. En los momentos de emergencia, se activan las alarmas en busca de solidaridad inmediata que calme –al menos un poco- el dolor de la catástrofe. La respuesta suele ser positiva. Imágenes apocalípticas se cuelan a través de la retina en nuestro día a día. Pero paulatinamente el foco mediático va perdiendo fuerza y esas imágenes ganan lejanía. ¿Después de la tormenta llega la calma? No del todo. Después de la tormenta llega la recuperación.

Hoy ha pasado un año desde que el tifón Haiyán (también conocido como Yolanda) arrasara Filipinas, especialmente la isla de Leyte. A su paso, dejó 14 millones de personas afectadas, entre desplazadas, fallecidas y desaparecidos, además de un millón de casas dañadas o destruidas.

Muchas organizaciones humanitarias se desplazaron al lugar en situación de emergencia para devolver la normalidad lo antes posible. Una de ellas fue Médicos del Mundo que ha colaborado desde el primer momento con envío de material sanitario, pero además sigue en la zona para mantener una labor de cooperación a largo plazo que beneficie a la población local, además de ayudar a prevenir futuros riesgos. En estos doce meses, gracias al trabajo desempeñado han conseguido que los hospitales de Tocloban y Carigara  vuelvan a estar operativos y la situación comience a redimir aunque sea tímidamente. Pero aún queda mucho esfuerzo por delante, y llegados a este punto “lo importante es que las comunidades estén preparadas para afrontar con los menores riesgos posibles la llegada de otra catástrofe natural, y en eso centraremos nuestro trabajo a partir de ahora”, explica José Félix Hoyo, responsable de Operaciones Internacionales de MDM.

Imagen de previsualización de YouTube

La ONG ha querido conmemorar el primer aniversario del tifón Yolanda  a través de un video documental realizado por Czuco Williams, titulado One year has passed (Un año ha pasado). En cuatro minutos de duración, narra a través de las fotografías y de algunos testimonios de damnificados y personal sanitario, cómo el tifón arrasó Leyte y cuán importante es el proceso de reconstrucción y autonomía para los filipinos después del desastre.

Sin duda, es una fecha que cambió la vida de miles de personas. “Después de Yolanda, hemos aprendido algunas cosas. La primera es que la vida es muy preciada. Lo siguiente es que todos somos iguales. No hay ricos ni pobres (en ese momento). Yolanda nos convirtió a todos en pobres, sucios y hambrientos“, explica la doctora Maribeth Aguilar, directora del hospital de Carigara.

________________________

Fabiola Barranco Riaza en Twitter @FabiolaBarranc1 es estudiante de Periodismo en la UCM de Madrid. Interesada en el mundo árabe y Oriente Medio, en especial Palestina y Sáhara Occidental. Sin perder de vista la lucha social y la vulnerabilidad de personas migrantes en el Estado español.

 

 

 


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia