Guatemala: Las grietas de una fallida construcción democrática [FOTO-Reportaje]

Lanquín. Guatemala, 2013

El pasado mes de abril varios medios internacionales, principalmente guatemaltecos, publicaban que Iris Yassmín Barrios, presidenta del Tribunal Primero A de Mayor Riesgo de Guatemala, era cesada de sus cargos durante un año por decisión del Tribunal de Honor de Abogados y Notarios.

Barrios era la única jueza que se había atrevido a poner en marcha un juicio contra el principal artífice del genocidio ocurrido entre 1982 y 1983 en Guatemala, el ex presidente Efraín Ríos Montt. La jueza trataba de hacer justicia y acabar con la impunidad que todavía protege a varios de los que fueron representantes políticos durante la guerra interna de este país. Yassmín Barrios era castigada en su propio país mientras en un territorio no muy lejano geográficamente, – pero sí políticamente, – Estados Unidos, era consagrada con uno de los premios en reconocimiento a la valentía de las mujeres.

Esta es sólo una de las noticias de la realidad guatemalteca que ha logrado encontrar un hueco mediático internacional para un país que pocas veces se impone a las novedades de otros vecinos latinoamericanos como Colombia, Venezuela o El Salvador.

Guatemala está ahí. Un país que carga con una mochila de horrores, conflicto, desigualdad social, corrupción política y democracia fallida. No hace mucho tiempo, entre 1962 y en 1996, una guerra civil se ocupó de nublar las vidas de sus ciudadanos, principalmente en las áreas rurales. En un periodo anterior, las leyes aprobadas durante el gobierno de Juan José Arévalo y la reforma agraria motivada por Jacobo Árbenz, configuraron un marco propicio para mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas. Sin embargo, la élite propietaria no tardó en oponerse, impidiendo todo cambio que virara hacia el balance social.

Los intereses económicos de empresas norteamericanas como la United Fruit Company y los ricos terratenientes, que se enriquecían de un sistema regido por las antiguas reglas coloniales del laissez-faire, se impusieron al cambio.Ninguno tuvo en cuenta esa frase que dice: “cuídate de quien no tenga nada que perder”.

Las aspiración a la democracia se expandía como el anhelo más contagioso, dando fuerza a las clases trabajadoras. En 1962 surgió la guerrilla y se inició un conflicto armado que se prolongaría casi 40 años. Los episodios más trágicos ocurrieron durante la presidencia de Ríos Montt. Un hombre que llevó siempre por delante sus convicciones anti-comunistas y permitió un genocidio contra los que consideraba un peligro para la estabilidad social. El rastro de ese entonces sigue todavía  latente.

La Comisión de Esclarecimiento Histórico de Guatemala atribuye el 93% de las violaciones a los derechos humanos al Estado. Las víctimas rondan los doscientos mil, según el informe de la misma comisión. Más del 83% pertenecían a la comunidad maya.

Tierras masacradas y, debajo o sobre ella, niños, mujeres y hombres, en su mayoría civiles inocentes que siguen a la espera de ser encontrados bajo esa tierra mágica y vegetal guatemalteca.

La huella de la Guerra Civil en España aún se sentía en los años 50. Inundaba las calles y afectaba a la población, la cultura, y el ambiente de la sociedad española. Tan sólo veinte años después de que comenzase el conflicto. Guatemala, por su parte, está hoy inmersa en el proceso de olvido. La impunidad de Efraín Ríos Montt o la posición 144 de Guatemala en el ranking de corrupción elaborado por Transparencia Internacional, son simplemente dos de los peldaños mal construidos sobre un terreno configurado durante la guerra interna. Afortunadamente, muchos recuerdos logran colarse por las grietas que dejó la fallida construcción democrática.

Son esos recuerdos los que logran alzar voces como la de Iris Yassmín Barrios; para condenar delitos contra la humanidad, para representar a los que ya no pueden hacer acto de presencia; para cubrir grietas.

Comunidad Río Cahabón. Guatemala, 2013.

Comunidad Río Cahabón. Guatemala, 2013.

Comunidad Río Cahabón. Guatemala, 2013.

Desde el Templo 216 o de las Manos Rojas, Yaxhá. Guatemala, 2013.

Panajachel. Guatemala, 2013.

Anochece en el Lago Atitlán Guatemala, 2013.

Labores a orillas del Lago Atitlán. Guatemala, 2013.

Volcán desde las calles de San Pedro la Laguna. Guatemala, 2013.

Volcán Pacaya. Guatemala, 2013.

Volcán Pacaya. Guatemala, 2013.

 

**Texto y Fotografías de Leire Romera.

Twitter: @Leirehearme

Blog: http://glifoto.wordpress.com/


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia