Mujeres & Compañía: “Nuestro compromiso con la militancia y el feminismo marcan mucho a la librería”

Miren, Ana, Sonia y Patricia pusieron en marcha hace poco más de un año su librería Mujeres & Compañía, en la Calle La Unión, nº4 de Madrid. Este proyecto nació de las desilusiones de una anterior empresa similar y de las esperanzas de salir adelante con optimismo, “de tratar de construir en positivo”, tal y como ellas explican. A través de la librería, estas cuatro mujeres contribuyen a la difusión de una educación diferente, luchando por aquello en lo que creen y trabajando con aquella literatura que guarda el respeto necesario a las mujeres. Un trabajo y proyecto “militante” que les reporta mucha felicidad a pesar de la precariedad y de la crisis actual.

DSC03780

Fotografía: Sara Martín

Por Sara Martín.*

Madrid, ESPAÑA// La dedicación y empeño de cuatro libreras desencadenó la apertura de un nuevo espacio en Madrid dedicado a las mujeres: la librería Mujeres & Compañía. En un momento de crisis económica, Miren, Ana, Sonia y Patricia apostaron por poner en marcha este proyecto apoyadas por otras mujeres y militantes feministas. Desde allí atienden cada día a todos aquellos que se acercan a curiosear por sus estanterías en busca de libros, cómics, e incluso audiovisuales y algo de artesanía.

Esta librería especializada acoge obras de teoría feminista e historia de las mujeres, así como todo tipo de narrativa, ensayo, poesía o cómic relacionado con diversidad de temas que tienen como punto de unión  la experiencia de las mujeres. El abanico temático es amplio y abarca desde cuestiones como la deconstrucción del amor romántico y las identidades sexuales, a otros temas como la educación, la sexualidad o la maternidad. Miren, Ana, Patricia y Sonia conocen a la perfección cada libro, y por ello algunos de los clientes habituales suelen pedir consejo a la hora de adquirir un nuevo libro. “Esa es la labor más bonita de la librería”, explica Ana Domínguez.

Pero el trabajo en Mujeres & Compañía no es solo el contacto con la clientela. El día a día no es tan idílico como pueda aparentar ser el trabajo vinculado a la lectura y a los libros. Su mantenimiento exige mucha dedicación, horarios largos de apertura en los que Miren, Sonia, Patricia y Ana se van turnando para poder conciliar la vida laboral y familiar, y mucho trabajo de despacho. El contacto con las editoriales y las autoras es diario y continuo, así como el conocimiento exhaustivo de cada catálogo editorial. Todo ello sin olvidar la presencia, casi obligada, en las redes sociales para dar a conocer la librería.

A pesar de la vorágine de tareas que hay que realizar cada día, solo una de ellas se hace imprescindible: la lectura. Alrededor de la mesa de trabajo, estas cuatro libreras repasan cuidadosamente los últimos libros antes de darles el visto bueno y que pasen a formar parte de las estanterías de su negocio. El requisito indispensable es que las historias publicadas cuiden el trato a las mujeres.

Fotografía: Sara Martín

Fotografía: Sara Martín

Otra de las características de este espacio es la preeminencia de autoras que no encuentran espacio en otros lugares de venta. Los clásicos de Virginia Woolf, Hannah Arendt y Simone de Beauvoir cohabitan con autoras actuales como Isabel Alba o Anna R. Ximenos. En sus estanterías hay cerca de un 20% del total de las publicaciones editadas en España por mujeres. “Antes la producción de las mujeres cabía en una estantería. Ahora ellas escriben de todo”, explica Ana Domínguez.  Efectivamente, la librería Mujeres & Compañía prioriza las obras escritas por mujeres. “Aquí tenemos un 4% de lo publicado por hombres y en una librería general tienen un 4% de mujeres”, puntualiza Sonia Martín.

Pero Mujeres & Compañía no es solo un lugar de venta de libros especializados. Miren, Ana, Patricia y Sonia también quieren que su librería sea un espacio abierto de debate y reflexión para otras mujeres. Por esta razón organizan de manera habitual presentaciones y tertulias de libros de autoras poco conocidas, pero que ellas han leído y consideran potenciales escritoras. Además, han habilitado un espacio para la lectura dentro de su librería, al que acuden algunos hombres acuden buscando consejo con el objetivo de “criticarse a sí mismos y ponerse en otro sitio”, explica Patricia Martínez.

Uno de los signos de identificación del trabajo de estas cuatro militantes feministas es precisamente su vinculación con los movimientos sociales. Por esta razón, cuando hay manifestaciones convocadas con las que estas cuatro mujeres comparten ideario, la librería suele cerrar. “Nuestro compromiso con la militancia y con el feminismo marca mucho la librería”, apunta Ana Domínguez.

La situación de crisis económica no amedrenta a estas libreras y a pesar de que sus clientes habituales ya no pueden comprar tantos libros como antaño, cuentan con la ventaja de que la mayoría de obras feministas no se encuentran todavía disponibles en formato digital, por lo que aquellos que desean adquirirlas, para bien o para mal, deben hacerlo en papel.

_________________________________

*Sara Martín Gutiérrez (@Sara_margut) es periodista y estudiante de doctorado. Interesada en la historia contemporánea, las relaciones con el Islam, el mundo árabe y la historia de las mujeres. Le gusta escribir, viajar y el periodismo comprometido.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia