‘No Job Land’, la otra cara de #MarcaEspaña [Entrevista]

Gabriel Pecot, Eva Filgueira y Olmo Calvo. FOTO: Javier Polo

Hemisferio Zero entrevista a los fotoperiodistas Gabriel Pecot, Olmo Calvo y Eva Filgueira. Juntos forman el equipo responsable de ‘No Job Land’, trabajo multimedia que retrata la complicada realidad que se vive en miles de hogares españoles cuyo núcleo familiar se encuentra en situación de paro de larga duración.

Elsa, Enrique y Fernando, vecinos del barrio vallecano de Fontarrón (Madrid), son los tres protagonistas del vídeo. Superado el primer momento de incertidumbre ante la pérdida de sus empleos, deciden acudir a la Asamblea de Parados de su barrio, donde descubren que no son los únicos con un panorama tan complicado. “Primero están deprimidos por su situación, hasta que se dan cuenta de que no son ellos el problema. El mensaje en el fondo es bastante optimista, de no tirar la toalla y decir: ‘somos 6 millones de personas y tenemos mucho poder si nos juntamos’”, asegura la periodista y editora multimedia Eva Filgueira. Desde luego, el mensaje “la unión hace la fuerza” consigue calar hondo a lo largo de los 7 minutos que dura la cinta.

Ahora, con un segundo trabajo en marcha que se denominará “Los que se quedan”, pretenden abordar la problemática de los suicidios relacionados con la crisis económica desde la perspectiva de los familiares y amigos que se han quedado sin un ser querido por este motivo.

Imagen de previsualización de YouTube

P: ¿Cómo surgió la idea de ‘No Job Land’?

Gabriel Pecot: “Nosotros estábamos haciendo cada uno por su lado diferentes temas acerca de la situación social y el retrato de la crisis en España. Queríamos sumar esfuerzos. Yo había empezado a hacer una historia sobre Vallecas, en el barrio de Fontarrón. Al ver la envergadura que estaba tomando el movimiento de desempleados, pensamos que era una buena idea unirnos, considerando que es el principal problema y que está afectando a tanta gente en España”.

Eva Filgueira: “Queríamos darle una cara humana a un colectivo de 6 millones de personas, la idea de trabajar en el tema fue esta. Estamos acostumbrados a ver los telediarios y las filas en la cola del INEM y poco más, queríamos retratar de una forma más humana una problemática como el paro, que se ha quedado como un concepto un tanto abstracto, y visibilizar sus consecuencias. Cuando ya nos pusimos a trabajar en conjunto pensamos que sería una forma de abordar la crisis por capítulos divididos en sus problemas derivados, y pensamos que #MarcaEspaña podía ser un buen título, una manera para nosotros de resaltar lo que consideramos que es la Marca España”.

P: Se ha hablado mucho sobre la crisis económica en nuestro país… ¿creéis que la población pueda estar en cierto modo  inmunizada ante el ‘bombardeo mediático’?

Olmo Calvo: “Creo que la gente es muy consciente de la crisis, no creo que esté inmunizada, más que nada porque muchos la sufren en sus propias carnes y saben bien lo que es. Otra cosa es que quizá en los medios  no se muestren tanto los movimientos de calle, o no se hagan tantos trabajos que expliquen de una manera más profunda acerca de sus consecuencias. En los medios salen muchas veces las protestas, especialmente si derivan en algún tipo de conflicto o cargas policiales, pero historias un poco más humanas, que pongan rostro a esas personas, eso es más complicado de ver y no se dedica suficiente esfuerzo a contarlo”.

G.P: “Sabíamos que era un tema que no es nuevo, pero queríamos acercar a la gente, más allá de los números y de las estadísticas, qué significa para una persona estar en esa situación de desempleo de larga duración, sus desafíos diarios y perspectivas. Pretendemos que exista un relato, pero que este contribuya al equilibrio y a entender la crisis de forma panorámica, en su totalidad, aportando nuevos elementos”.

P: Uno de los puntos que trata vuestro primer trabajo es la importancia de superar el sentimiento de vergüenza a reconocer una situación laboral y económica personal muy delicada, ¿cómo superan los protagonistas de ‘No Job Land’ este proceso? ¿Cómo ha sido la experiencia del rodaje?

O.C: “La verdad es que sorprende cuando mucha gente te cuenta que al principio no participaba en nada, que tenía vergüenza. Algo parecido ocurría con los desahucios, otro tema que estaba invisibilizado. Siempre ha habido desahucios, lo que pasa es que se agudizó con el tema de la crisis y se comenzó a mostrar, a hacerse público gracias en gran medida a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que rompió con esa vergüenza para defender que la gente era víctima y no era culpable de nada. Lo cuenta Enrique en el documental cuando dice que al acudir a la asamblea de parados de su barrio se encuentra con que hay muchísima gente en su misma situación. Empiezan a hablar y a ver que son víctimas de un modelo, de un sistema en el que nos encontramos. Cambian el ‘chip mental’ y se dan cuenta de que pueden organizarse y comenzar a reclamar aquello que no consideran justo. Ese mismo proceso te lo cuentan también Elsa y Fernando, los tres protagonistas”.

E.F: “Diría que es un poco el mensaje del documental, muestra la evolución psicológica de los protagonistas. Primero están deprimidos por su situación hasta que se dan cuenta de que no son ellos el problema, el mensaje en el fondo es bastante optimista, de no tirar la toalla y decir, “somos 6 millones de personas y tenemos mucho poder si nos juntamos”.

G.P “Cuando ellos deciden tomar una actitud activa frente a su situación, quizá es el máximo símbolo de esa toma de conciencia”.

P: ¿Qué tiene “el barrio”, más si cabe uno con la historia que tiene el de Fontarrón,  que no tenga por ejemplo la Puerta del Sol?

O.C: “En Fontarrón estuvieron peleando desde que eran casitas bajas, casi sin recursos, y luego construyeron los edificios. Ellos te cuentan la transición del barrio, cómo tuvieron que unirse para conseguir tener acceso a muchas necesidades básicas. En cuanto a las diferencias con Sol, diría que se nota que la gente  está luchando en su propio barrio, en su terreno y cuentas con el apoyo de la gente que vive contigo. Se podría decir que es parecido a lo que pasó en Gamonal, no es lo mismo irte a un lugar a manifestarte lejos de tu casa que bajar de tu edificio y estar ahí, peleándola y reclamando tus derechos. De tu barrio no te pueden echar, estás en tu casa”.

P: ¿Cómo se gestiona la intimidad de los protagonistas a la hora de grabar, fotografiar, acompañar y convivir con personas que se encuentran  en una situación personal tan delicada?

G.P: “Se reduce todo a tiempo, paciencia y honestidad a la hora de contar qué vas a hacer y también hasta dónde puede llegar tu trabajo en un momento dado. Creo que así se construye  la relación de confianza, que es la que te permite pasar la puerta, estar ahí, y luego empezar a compartir esos otros momentos. Es un trabajo progresivo”.

O.C: “Pues sí, como dice Gabriel, hay que tener empatía con la gente, paciencia, hablar mucho con ellos y escuchar para conocer en profundidad su historia. Antes de entrar en su casa les estuvimos acompañando en las asambleas, en sus acciones, recogiendo comida en los supermercados…”

G.P: “Es una especie de ‘anti-paracaidismo’. La perspectiva que puedes tener de la gente, de la historia y de su entorno va cambiando a medida que vas avanzando, conociendo y teniendo todas las fichas”.

P: ¿Os esperabais la repercusión que ha tenido ‘No Job Land’?

E.F: “Pues la verdad es que no. Nuestra idea en principio era moverlo fuera porque pensábamos que al final, como en muchos otros casos, si estás hablando de algo ‘negativo’ aquí se tiende a poner un velo y desde fuera te pueden prestar más atención. El primer medio que se interesó en el documental fue un medio estadounidense, y a raíz de ahí creemos que el momento en que se publicó, que fue antes de navidad, vino bien para alcanzar más difusión. Por alguna razón se viralizó, también nos escribió una reseña The Telegraph y a partir de entonces comenzó a moverse mucho más por aquí”.

P: ¿Qué nos podéis contar del siguiente proyecto que tenéis en mente, ‘Los que se quedan’?

E.F: “Queremos que ‘Los que se quedan’ sea el segundo capítulo de nuestro trabajo conjunto y con él seguir enfocando la crisis de una forma más profunda. Pretendemos hablar de los suicidios relacionados con la crisis económica, un tema que nos venía rondando en la cabeza desde hace tiempo y sobre el que empieza a haber un buen número de estudios que tratan los problemas de salud mental derivados de la crisis económica. El suicidio es el último escalón, no se habla y siempre ha sido un tema tabú, especialmente en los medios de comunicación. Queremos darle la mayor visibilidad posible y nuestro planteamiento es hacer un crowdfunding, que es en lo que estamos ahora mismo, y recaudar fondos para producirlo”.

G.P: “Para hacer este tipo de periodismo hace falta tiempo. Somos tres trabajadores autónomos, vivimos al mes y lo que queremos es poder arañar aunque sea una mínima cantidad de tiempo para dedicárselo a este tema. Continuar aportando al debate elementos que traten las consecuencias derivadas de la situación económica en la que está tanta gente. Partimos de la base de un artículo de la prestigiosa revista médica ‘The Lancet’ en el que analizan cómo en España ha bajado el número de suicidios, mientras en nichos específicos, como principalmente en las personas en edad laboral, ha subido. Vamos a intentar darle ese espacio que no ha tenido hasta ahora, o que se ha tratado puntualmente con algunos casos relacionados con las comisiones judiciales y los desahucios. Tenemos una aproximación más amplia y se trata de eso, de aportar nuestro grano de arena a este retrato”.

O.C: “Creemos que, como periodistas, es necesario tratar este tema por muy polémico y sensible que sea. Habrá que dedicar mucho tiempo, ser muy cuidadosos y muy rigurosos a la hora de tratarlo, pero no es algo que podamos ignorar”.

G.P: “Además, desde el Gobierno y otros estamentos hay una intención clara de dar lo antes posible un cierre a la crisis, aunque sea desde el discurso. Hay prisa por cerrar esa puerta, mirar adelante y dejar todo atrás. Lo que pasa es que lo que queda atrás son personas,  son familias que han sufrido, están sufriendo y creemos merecen un espacio y nuestra atención”.

P: ¿Es la actitud luchadora que transmite ‘No Job Land’ en cierto modo una vía para tratar de combatir la ansiedad y la depresión, uno de los temas que abordaréis en ‘Los que se quedan’?

O.C: “No sé hasta qué punto estamos capacitados para opinar sobre eso, pero personalmente creo que hablar las cosas es siempre positivo. Como se ve en el desarrollo de ‘No Job Land’, a la gente que estaba en su casa deprimida les ayuda cuando comparten sus problemas”.

E.F: “Es difícil, pero estoy convencida de que a nivel psicológico ayuda y mucho unirse, y si encima estamos hablando de situaciones tan complicadas como las que venimos comentando, desde luego es un factor, aunque seguro no es el único. Es casi una medicina, de la misma manera que hablar de los problemas es una forma de afrontarlos. Hace unos años, hablar de violencia de género era un tema bastante prohibido, se creía que contribuía a que aumentaran los casos. Creo que a día de hoy todos estamos convencidos de que eso no es así”.

G.P. “Cuando una persona sufre depresión y ansiedad construye un muro a su alrededor en torno a su situación y la visión que tiene de su situación. Compartir las cosas derriba esos muros, y derribar muros siempre es positivo”.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Guillermo Naya

Licenciado en Periodismo y especialista en información internacional. Colabora actualmente con el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH). Gran interés en África Subsahariana. Contacto: guillermo.naya@hemisferiozero.com