Niclas Hammarström: “A Siria le queda aún un largo camino hacia la paz” [Entrevista]

Hemisferio Zero ha hablado con Niclas Hammarström, ganador del XVII Premio de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña por la serie “Alepo”,  que realizó en Siria antes de ser secuestrado.

“Intento no hacer fotos que asusten o que hagan retirar la mirada de ellas; quiero que la gente las observe y comprenda qué es lo que está pasando”.

El fotógrafo Niclas Hammarström

El fotógrafo Niclas Hammarström

El fotógrafo sueco Niclas Hammarström (1969) lleva toda una vida dedicándose a contar historias a través de su cámara como corresponsal en Canadá, Estados Unidos y Suramérica. Ha presenciado en las últimas décadas los atentados del 11 de septiembre, el Mundial de 1994, los juegos Olímpicos de Atlanta, el atentado de Oklahoma o la masacre de Waco en Texas.

Durante una temporada Hammarström vivió apartado de la fotografía, dedicándose de lleno a la empresa familiar de prótesis para personas con discapacidad y conviviendo con su familia. Pasado un tiempo, volvió a coger la cámara para trabajar como freelance.

Hace dos semanas, Niclas se convirtió en noticia por partida doble: había sido liberado de su secuestro en Siria después de 44 días retenido y la ONG Médicos del Mundo le otorgaba el premio Luis Valtueña de Fotografía Humanitaria por la serie “Alepo”, donde precisamente muestra una de las caras menos vistas de la guerra: el día a día de los que intentan sobrevivir entre un fuego cruzado que parece no cesar nunca desde hace casi tres años. En entrevista con Hemisferio Zero,  nos ha hablado de su última experiencia en el país.

La cara impasible de una niña herida con metralla, los ojos penetrantes de un muchacho que recoge casquillos entre los escombros de un bombardeo, o la mirada curiosa e intrigada de un pequeño que observa a un herido en un hospital de Alepo; éstas son algunas de las fotografías que han hecho a Hammarström valedor del galardón. “Mi mujer y yo tenemos tres hijos. Es horrible ver cómo los niños de Siria están sufriendo”.

A dos días de que haya empezado la Conferencia de Paz “Ginebra 2″ entre el gobierno de Damasco y las fuerzas de oposición, Hammarström considera que se trata de una situación de difícil acuerdo: “Creo que un alto el fuego siempre será bueno. Realmente espero que la paz llegue a Siria, aunque creo que llevará tiempo que se solucione el conflicto (…) A Siria le queda aún un largo camino hacia la paz, hay demasiados grupos con diferentes intereses, creencias y pensamientos en un mismo territorio”.

Hammarström ha observado un cambio en la acogida de la prensa que llega a Siria en los últimos años: “La primera vez que visité Alepo en octubre de 2012, la gente fue muy amistosa conmigo, querían que les tomara fotos, estaban muy interesados en mostrar cuánto estaban sufriendo. A medida que fue pasando el tiempo se hizo más complicado acceder a sus vidas, me preguntaban: ¿Por qué estás aquí? Al mundo no le importamos. ¿Por qué deberíamos dejar que nos hagas fotos? Eso no va a producir ningún cambio”. Durante el último viaje que hizo, algunas personas le acusaban de ser un espía.

Niclas0007

Fotografía: Niclas Hammarström

En noviembre de 2013, un grupo que no ha reivindicado la autoría del secuestro capturó a Hammarström junto con el periodista sueco Magnus Falkehed, cuando se disponían a abandonar Siria por la región de Qalamoun rumbo al Líbano:

“Fui secuestrado 44 días. No parece mucho, pero sí que lo es. Me tuvieron encerrado en un sótano oscuro y frío, me daban de comer dos veces al día, la mayoría de ellas, patatas. Sólo me dejaban ir una vez al baño. Llegaron a dispararme y me golpearon. No ha sido una buena experiencia”, cuenta.

Fotografía: Niclas Hammarström

Fotografía: Niclas Hammarström

Se calcula que más de 55 periodistas han sido asesinados y 40 secuestrados desde que empezó la guerra. Según Reporteros Sin Fronteras, Siria es el país más peligroso para ejercer el periodismo en la actualidad: “Es muy duro que no podamos hacer nuestro trabajo. Hemos ido a Siria por un buen propósito, contar lo que allí está pasando, ojalá que mis colegas sean liberados pronto”.

Si pudiera elegir a un personaje histórico al que hacer fotos, Niclas se las haría a Robert Capa, por maestro, por pionero en la fotografía de guerra: “Aunque murió muy joven, inventó una nueva forma de hacer fotografía. Logró tomar muchas de las fotos más importantes de nuestra historia”.

“Creo que hacer buena fotografía de guerra es muy difícil. Intento no hacer fotos que asusten o que hagan retirar la mirada de ellas, quiero que la gente las observe y comprenda qué es lo que está pasando”.

Ese mismo pensamiento debió invadir a Hammarström cuando decidió cubrir la matanza de la isla de Utøya (Noruega) en 2012. Su trabajo fue reconocido con el segundo premio del World Press Photo en la categoría de noticias de actualidad, por su cobertura de lo sucedido escasas horas después de la matanza que llevó a cabo Anders Breivik: “Cogí un avión desde Suecia en cuanto escuché las noticias sobre la bomba en Oslo. Cuando aterrizamos escuchamos lo del tiroteo en Utøya y fuimos para allá. (…) Un hombre en su barco nos acercó a la isla, era como estar en una película. Fuimos el primer medio en llegar al lugar de los hechos, nos quedamos en el barco porque la policía no dejaba a nadie acercarse, todavía estaban buscando al tirador”.

Fotografía: Niclas Hammarström Fuente: World Press Photo

Fotografía: Niclas Hammarström. Fuente: World Press Photo

Afirma que la matanza de Utøya es el hecho que más le ha impresionado en su carrera: “No podía creer que eso estuviera pasando en Noruega, tan cerca de casa”.

Después de todo lo vivido en Siria, Niclas Hammarström quiere tomarse un descanso, sólo han pasado dos semanas de su secuestro: “Necesito tiempo”, dice. “Creo que regresaré a la fotografía de guerra, pero no sé cuándo”.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Almudena Barragán

Periodista y especialista en información internacional y países del sur. Diplomada en Derechos Humanos por la Universdidad Iberoamericana de México. Ha trabajado en Punto Radio Madrid y el Periódico Reforma de México. Del Sáhara Occidental al Altiplano, pasando por el Itsmo de Tehuantepec. Movimientos sociales y recursos naturales. Derechos de la mujer. Sigue de cerca el movimiento migrante centroamericano. Fotografía documental. Nómada. Contacto: almudena.barragan@hemisferiozero.com