Petites Bonnes, explotación laboral doméstica de niñas en Mauritania

“Barro el porche, el patio y el salón;  después friego los platos y limpio la cocina. Por la noche, barro de nuevo la casa y después de la cena vuelvo a fregar”.

Declaración de una Petite Bonne

Por Fundación Tierra de Hombres*.

A las seis de la mañana, cuando sus empleadores se levantan, las Petites Bonnes ya han ido a comprar el pan y tienen el desayuno preparado para toda la familia. A continuación, limpian toda la casa, van a la compra y si hay niños o niñas menores que ellas, se encargan también de su cuidado. Así, hasta las seis o siete de la tarde, momento en el que sus patronos acaban de cenar y las niñas pueden irse a dormir, aunque muchas veces lo hacen en el propio suelo. Pasan largos periodos lejos de su familia y no tienen días libres para descansar ni jugar.

El documental Petites Bonnes, explotación laboral doméstica de niñas en Mauritania refleja las duras condiciones a las que son sometidas estas menores, de entre 5 y 13 años, de zonas rurales muy empobrecidas. Provienen de familias sin recursos y analfabetas en las que el padre tiene un oficio irregular y la madre tienen un mero papel reproductor. Conscientes de sus limitaciones, pero ignorando también lo que les espera, las menores son enviadas por sus padres a casa de una familia en la ciudad, en busca de una mejor educación a la vez que sirven como sustento económico familiar, con un sueldo que no suele superar los 20 euros al mes. “Muchas de estas menores no tienen acceso a la escuela, son maltratadas, agredidas y violadas,  incluso dentro de la propia familia y de forma colectiva; violaciones que, en la mayoría de ocasiones, son silenciadas“, ha declarado Enrique Medina, delegado de Tierra de hombres en Mauritania.  En el documental, varias niñas confiesan tímidas que prefieren estudiar porque saben que será un progreso para sus vidas y que solo así les puede esperar un futuro mejor.

Imagen de previsualización de YouTube

Un trabajo de lucha pionero

Para alcanzar este reto, la Fundación Tierra de hombres, en colaboración con la Asociación de Mujeres Cabeza de Familia (ACFC) y el apoyo de UNICEF, trabaja desde 2011 en un proyecto pionero, “Protección y reinserción de las niñas domésticas (petites bonnes) víctimas de violencia y maltrato en Mauritania”, que se desarrolla en nueve comunidades de la capital mauritana, Nouakchott. Tierra de hombres se encarga de identificar a las menores explotadas, acogerlas, protegerlas, restablecer sus derechos básicos como la educación, a través de clases de alfabetización o refuerzo; la salud; la alimentación o el registro, ya que muchas de las pequeñas no fueron inscritas al nacer, lo que les dificulta aún más el acceso a los servicios mínimos.

4. Proyecto Petites Bonnes Mauritania. Tiera de hombres

La reintegración socio-económica y familiar son otros dos de los puntos clave dentro de este proyecto. La familia tiene una labor fundamental, ya que creen que la única solución para poder subsistir y que sus hijas tengan una educación es enviarlas a estas casas a trabajar, cuando las consecuencias para ellas son nefastas.

Hasta el momento, Tierra de hombres ha sensibilizado a casi 15.000 padres y madres sobre derechos de infancia y explotación laboral infantil. “Es muy importante que las familias conozcan la realidad en la que se encuentran sus hijas, porque solo así se produce el efecto dominó y se puede prevenir a otras familias dentro de la Comunidad”, afirma Enrique Medina.

Hasta junio de 2013, Tierra de hombres y la AFCF han atendido a más de 2.500 Petites Bonnes menores de 14 años, de las cuales un 33% han podido ser reinsertadas.

Aunque los poderes públicos en Mauritania han tomado importantes medidas para eliminar la explotación infantil a través de  protocolos facultativos y leyes como el Código del Trabajo, que establece la edad mínima en los 14 años, el impacto de las mismas ha sido más bien limitado, ya que a pesar de que numerosos explotadores de niñas llegan a los tribunales, antes de ser juzgados suelen llegar a un acuerdo por el que pagan un castigo mínimo. Y es que hay que recordar que Mauritania fue el último país en el mundo en abolir la esclavitud en 1981 y hasta 2007 no se estableció una Ley que la criminalizara. Este dato, unido al bajo interés del Gobierno de esta República Islámica y al poder de muchos esclavistas, hacen que esta forma de explotación siga formando parte de la vida de muchas personas, sobre todo de la población más vulnerable: la infancia.

________________________

*La Fundación Tierra de hombres – España se creó en 1994 dentro del Movimiento Internacional Terre des hommes, originado en Lausanne (Suiza) en 1960 y forma parte de la Federación Internacional Tierra de hombressegunda agrupación mundial de ONGD de atención a la infancia.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia