El movimiento Alianza PAIS (I): La concentración ciudadana como estabilizadora política en Ecuador

Esta nueva serie es la continuación de la publicada por Hemisferio Zero sobre la evolución política, económica y social de Ecuador desde mediados del siglo XX hasta la primera década de 2000, con la aparición del movimiento Alianza PAIS y el afianzamiento de Rafael Correa como líder carismático.

Rafael Correa, presidente de Ecuador.

Rafael Correa, presidente de Ecuador.

A finales de 2005 comienza a forjarse la alternativa a los partidos políticos que hasta la fecha se habían repartido el poder en Ecuador. Ese año surge Alianza PAIS, que más que un partido es un movimiento que aglutina a partidos y organizaciones sociales de la órbita de la izquierda democrática.

El germen de Alianza PAIS hay que buscarlo en el Jubileo 2000, un movimiento civil que surge en 1999 con un proyecto a diez años vista. El protagonismo fundamental de la religión católica en Ecuador inspira, en parte, el Jubileo 2000 que se basa en la tradición bíblica de los años jubilares [1], en los que se perdonaban las deudas, se redistribuía la tierra y se liberaban esclavos.

La religión católica es mayoritaria en Ecuador, seguida muy de cerca por la evangélica, que en los últimos años ha ganado muchos adeptos. La religión impregna todos los ámbitos de la vida pública ecuatoriana, hasta el punto de que el preámbulo de la Constitución invoca “el nombre de Dios” y reconoce “nuestras diversas formas de religiosidad y espiritualidad”.

Con ese espíritu nace este movimiento que aspiraba a ser un revulsivo para la situación crítica que vivía el país, inmerso en una grave crisis económica, con la dolarización a la vuelta de la esquina y una creciente injerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Movimiento Jubileo 2000

El problema sobre el que centró su atención Jubileo 2000 fue la deuda externa. El Movimiento, pues, surge con la intención de “concienciar a la población ecuatoriana sobre el problema de la deuda pública, exigir a los decisores nacionales e internacionales su solución justa y soberana, la aplicación de políticas públicas que prioricen el desarrollo humano, social y ambiental, y la creación de un nuevo sistema financiero internacional justo y transparente. Todo esto orientado a posibilitar el ejercicio de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales”.

Jubileo 2000 fue planteando distintos proyectos para conseguir su objetivo: crear una conciencia social contraria a la deuda externa ilegítima y presionar así a los gobernantes para que rechazasen las políticas del FMI y priorizaran la mejora de las condiciones de vida de los ecuatorianos.

La figura clave de este movimiento social fue Ricardo Patiño -actual canciller de la República, ministro de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración del Ecuador-,  insignia de la izquierda ecuatoriana desde que en los años 80 comenzara su actividad política alineándose con el movimiento obrero. Posteriormente, respaldó a los grupos ciudadanos de base y acabó vinculándose al Partido Socialista, del que fue dirigente en la ciudad de Guayaquil.

Ricardo Patiño

Ricardo Patiño, actual canciller de la República, ministro de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración del Ecuador. Foto: Getty.

En definitiva, el movimiento Jubileo 2000 abrió una brecha en el sistema político ecuatoriano. Hasta entonces, nadie se había atrevido a poner en duda la intervención internacional en el país para atajar la deuda externa.

Se puede afirmar que el Gobierno de Ecuador había adoptado una postura sumisa, reconociéndose incapaz de decidir su propio destino y aceptando la actitud paternalista de Europa y, sobre todo, de Estados Unidos, en relación a la imposición de políticas de ajuste que nada tenían que ver con las necesidades reales del país andino, sino más bien con los intereses de los estados poderosos por controlar un territorio rico en recursos naturales.

Es en este punto, en un momento histórico de denuncia social y política, cuando empieza a forjarse el Movimiento Alianza PAIS. La idoneidad del momento permitió que la causa no perdiera fuerza y que el surgimiento de Alianza PAIS y de la figura de Rafael Correa coincidieran con una población predispuesta al cambio.


[1] La Biblia, Libro del Levítico, capítulo 25, versículos 8-19.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre María Casinos Rosell

Periodista y especialista en información internacional y países del Sur. Ha trabajado y dirigido medios escritos de ámbito local. Ha residido en Ecuador, donde ha trabajado como periodista y ha colaborado en distintas organizaciones sociales. Interesada en la comunicación desde el Tercer Sector. Devoradora de series, viajera empedernida y adicta a twitter. En LinkedIn: Maria Casinos Rosell. En Twitter: @la_casitos