1939: El exilio español en México (I) [+VÍDEO]

Imagen de previsualización de YouTube

Vídeo de  Alonso Crespo y Almudena Barragán

México D.F., MÉXICO// Quinientos mil españoles cruzaron las fronteras de la Península después de la Guerra Civil. El hambre, el miedo y la significación política fueron los motivos principales del éxodo de los republicanos a otros países.  Se calcula que más de 25.000 españoles llegaron a México aprovechando la invitación que el Presidente Lázaro Cárdenas realizó como apoyo a la Segunda República, a través de su oficina diplomática en Francia.

Hoy comenzamos la serie 1939: El exilio español en México. Trozos de historia viva de la mano de aquellos que un día tuvieron que salir de sus casas para vivir lejos, en un clima de libertad que no se respiraba en España.

Luis Perujo llegó a  México siendo un niño, sin embargo, siempre le acompañó la nostalgia por el norte que le vio nacer, en Asturias. Ahora a los 67 años y como Presidente de la Asociación de Descendientes del Exilio Español en México, recuerda con cariño y un brillo especial en los ojos la historia de su familia,  la República, el Instituto Luis Vives y el sentirse español desde tan lejos.

Para Perujo como para tantos otros exiliados, existe una obligación real de restaurar la memoria y reparar, empezando por el reconocimiento, a todas las familias que fueron forzadas a cambiar su vida después de la guerra.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia