Periodismo en Afganistán: Entrevista a Mónica Bernabé [+VÍDEO]

Afganistán, la última frontera centroasiática, ha sido siempre un cruce de caminos para los distintos imperios de la antigüedad.  En el contexto de la bipolaridad de superpotencias que protagonizaron la segunda mitad del siglo XX, Afganistán supuso el inicio del fin de las ambiciones expansionistas del gigante soviético y en consecuencia, un pequeño vaticinio del desmoronamiento del telón de acero. La guerra de guerrillas de los muyahidín, financiados y armados por la inteligencia norteamericana, cosechó un éxito innegable contra la U.R.S.S., pero al mismo tiempo sembró el germen para una nueva guerra civil entre las distintas facciones de señores de la guerra que se disputarían el poder hasta la llegada de un grupo disciplinado de religiosos ultraconservadores: los talibán.

Imagen de previsualización de YouTube

Vídeo: Javier Polo, Celia Hernández, Carlos Montañez. Hemisferio Zero.

El nuevo gobierno habría conseguido por fin “pacificar” gran parte del país, salvo algunas regiones del norte donde todavía resistían viejos y veteranos muyahidin como Ahmed Shah Massud. Sin embargo, el precio de la paz fue la imposición de una versión muy estricta de la ley islámica, la prohibición de las artes y las ciencias, y la condena de la mujer a un estadio de deshumanización, servidumbre y subordinación absolutas.

En ese momento, en el verano de 2000,  la periodista Mónica Bernabé cruzaba el paso de Khyber desde el vecino Pakistán y entraba por primera vez en Afganistán. Durante seis años trabajó entrando y saliendo del país, informando de los nuevos cambios a raíz de la invasión norteamericana, la expulsión de los talibán en Tora Bora y la subida al ejecutivo afgano del presidente Hamid Karzai. Bajo el régimen talibán, Bernabé fundó ASDHA, la Asociación para los Derechos Humanos en Afganistán, una ONG volcada especialmente en defender los derechos de la mujer y durante todo este tiempo ha compaginado esa labor con su trabajo como periodista freelance.

Desde 2006 reside de forma fija en Kabul, lo que la ha convertido en observadora privilegiada de la realidad afgana. Sus crónicas se han convertido en la voz del pueblo afgano y sobre todo de la mujer, cuyos derechos han visto muy poca evolución tras la caída del régimen talibán.  Como reportera, su pluma es crítica con el gobierno actual formado por antiguos señores de la guerra, algo que plasma con calidad y rigor en su libro Afganistán: crónica de una ficción“, publicado en 2012.

Testigo directo de la guerra en curso, ha estado varias veces empotrada con tropas de la coalición internacional, siendo una de las pocas periodistas que ha conseguido estar con las tropas españolas, blindadas hasta hace muy poco a la prensa, y explicar las verdaderas condiciones y cometidos de los soldados españoles dentro de la ISAF, la misión Fuerza Internacional para la Seguridad y la Asistencia en Afganistán.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Diego Represa

Licenciado en Historia. Especialista en comunicación y conflictos armados, con interés y experiencia en los países de Oriente Medio y Asia Central. Fotógrafo en ciernes, mochilero y correcaminos profesional. Contacto: diego.represa@hemisferiozero.com