La lucha para no olvidarlas

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. Una fecha que no celebra la condición femenina, sino que conmemora la conquista de derechos de y para las mujeres.

MÉXICO D.F.// En México desde hace semanas los grupos de defensa y lucha por los derechos de las mujeres declaran que en este día no hacen falta ni flores, ni felicitaciones, sino el cese del acoso, las violaciones, la trata, el feminicidio y el aumento de derechos y conquistas sociales.

Como decía la Presidenta de ONU Mujeres, Michelle Bachellet, en sus últimas declaraciones por el Día de la Mujer: “No hay lugar en el siglo XXI para la discriminación y la violencia contra mujeres y niñas”.

México se sitúa en uno de los primeros puestos de asesinatos de mujeres con su elevada tasa de feminicidio, definido por el Observatorio Ciudadano Nacional contra este fenómeno como:

El asesinato violento de mujeres cometido por la misoginia, la discriminación y el odio hacia este género, donde familiares o desconocidos realizan actos de extrema brutalidad sobre los cuerpos de las víctimas, en un contexto de permisibilidad del Estado quien, por acción y omisión, no cumple con su responsabilidad de garantizar la vida y la seguridad de las mujeres. [1]

Ilustración: Alonso Crespo

Ilustración: Alonso Crespo

El Observatorio del Feminicidio registró 4.122 asesinatos de mujeres en tan solo 13 estados del país -México tiene 32- y 3.976 mujeres desaparecidas entre los años 2010 al 2012. El feminicidio en el país se ha hecho conocido en los últimos 20 años por los hechos ocurridos en Ciudad Juárez, junto a la frontera con EEUU.

La aparente nueva tranquilidad de la región ha hecho analizar la violencia contra las mujeres de manera más detenida en otras partes de la república, advirtiendo que en algunos estados las cifras de muertes son más elevadas que las de la ciudad de la frontera norte: Jalisco, Estado de México, Oaxaca o Puebla han alcanzado niveles preocupantes de violencia contra las mujeres en los últimos años.

Militarización, desigualdad, crimen organizado e impunidad se combinan para crear uno de los ambientes más complejos de América Latina. Según datos de Amnistía Internacional, en México fueron denunciadas 14.050 violaciones en el último año (sólo un 20% del total), de las que sólo 2.795 casos obtuvieron condena, el 19%. “La impunidad sigue siendo una de las características de la violencia sexual contra las mujeres en México”, afirma la organización humanitaria.

La penalización del aborto en algunos estados, las desapariciones forzadas, la esclavitud y trata, la desigualdad en zonas rurales y el ataque a defensoras de derechos humanos se suman a las situaciones de violencia diaria a la que se somete a las mujeres en México.

Muchas de las que sobreviven a la violencia sexual son abandonadas  por sus maridos, asesinadas o expulsadas de sus hogares como reflejan los informes publicados por el Instituto Nacional de las Mujeres[2]. Otras tantas tienen miedo o vergüenza de regresar a sus lugares de origen después de prostituirse. Éste es el caso de Vicky (nombre ficticio), migrante hondureña de 25 años que fue secuestrada en su ruta hacia EEUU y acabó trabajando en uno de los prostíbulos que el crimen organizado tiene en el estado de Chiapas, considerado el mayor burdel de la frontera sur con Guatemala: “Una amiga me dijo que vino un señor con unas muchachas de México a llevarse mujeres para trabajar. Yo quería llegar a los Estados Unidos porque tengo un niño. Me dijeron que era para trabajar en un restaurante, pero cuando llegamos, nos llevaron a un “teibol”(club nocturno). La dueña me dijo que le debía 5.000 pesos y que tenía que pagar mi deuda”.

Mujeres convertidas en mercancía que han pasado a ser uno de los eslabones más productivos del crimen organizado. La trata de mujeres centroamericanas mueve miles de millones de dólares al año, negocio del que se benefician el narco, las autoridades y las fuerzas de seguridad.

Hace unos días se conoció en el país que 6 de cada 10 mujeres migrantes son violadas en su camino a EEUU, según el último informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por ello, muchas mujeres se inyectan sustancias anticonceptivas de forma preventiva, ya que consideran muy probable que abusen de ellas en el trayecto.

Los asesinatos y las desapariciones también llenan las estadísticas sobre violencia contra las mujeres en México, como es el caso de Marisela Escobedo Ortiz, quien a raíz del asesinato de su hija Rubí, en 2008, se convirtió en una luchadora por los derechos de las mujeres asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez.

Escobedo logró encontrar al asesino de su hija y llevarlo ante la justicia. Éste fue puesto en libertad por falta de pruebas, aunque la propia Escobedo había señalado el lugar donde estaban los restos de Rubí. Su nombre llegó a todos los rincones del país y el extranjero, dando visibilidad al fenómeno del feminicidio en México. Dos años después, fue asesinada de un disparo en la cabeza sin que el culpable llegara nunca a la cárcel.

Durante todo el día de hoy se llevará a cabo una Jornada Nacional de Lucha con el lema: “Alto el feminicidio. Toda la solidaridad con las madres de Ciudad Juárez y el País”. También está convocada una marcha por las calles del Distrito Federal y otros estados, así como un foro-debate: “No hay nada que festejar, 8 de marzo día de lucha” .

Las pintadas en las paredes, las consignas, manifiestos y declaraciones que se escuchan estos días en Distrito Federal, anuncian lo que se espera conseguir con la marcha de hoy, que todos los días sean 8 de marzo.

 


[1] UNA MIRADA AL FEMINICIDIO EN MÉXICO.Segundo Reporte Semestral. Enero – Junio de 2009. http://observatoriofeminicidiomexico.com/2%202o%20%20REPORTE%20DE%20FEMINICIDIO%20ENERO%20A%20JUNIO%20DE%202009%20FINAL%20.pdf

[2] FEMINICIDIO EN MÉXICO. Aproximación, Tendencias y Cambios 1985-2009. Instituto Nacional de la Mujer http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/00_feminicMx1985-2009.pdf


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Almudena Barragán

Periodista y especialista en información internacional y países del sur. Diplomada en Derechos Humanos por la Universdidad Iberoamericana de México. Ha trabajado en Punto Radio Madrid y el Periódico Reforma de México. Del Sáhara Occidental al Altiplano, pasando por el Itsmo de Tehuantepec. Movimientos sociales y recursos naturales. Derechos de la mujer. Sigue de cerca el movimiento migrante centroamericano. Fotografía documental. Nómada. Contacto: almudena.barragan@hemisferiozero.com