Elecciones en Ecuador: la división de Alianza PAIS y el afianzamiento de Correa

Este domingo, 17 de febrero, Ecuador celebra la primera vuelta de las elecciones para escoger al nuevo presidente y vicepresidente de la República. Ese día, el país también celebra elecciones legislativas. Más de 11,5 millones de ciudadanos están llamados a las urnas para elegir a 137 miembros de la Asamblea Nacional y a 5 representantes del Ecuador en el Parlamento Andino.

El actual partido en el Gobierno, Alianza PAIS, llega a estos comicios con el desgaste lógico de toda una legislatura de Gobierno. Una legislatura, si se quiere, anormalmente larga, pues su llegada a la Presidencia se remonta a enero de 2007, cuando se impulsa la reforma constitucional y se convoca un nuevo proceso electoral en 2009 [1].

Estos años de Gobierno se saldan con la división interna de Alianza PAIS, unión de movimientos de izquierda impulsora de la Revolución Ciudadana. Consecuencia de ello es que Rafael Correa tendrá dos nuevos contrincantes en las elecciones el próximo domingo. Por un lado, Alberto Acosta, antigua mano derecha de Correa y uno de los redactores del plan de gobierno de Alianza PAIS, y Norman Wray, ex asambleísta y ex concejal de Quito por Alianza PAIS.

Salón del Gabinete del Palacio de Carondelet, donde el presidente de la República se reúne con su equipo. Autor: A. Sanz

Salón del Gabinete del Palacio de Carondelet, donde el presidente de la República se reúne con su equipo. Autor: A. Sanz

La verdadera oposición ideológica a Correa la conforman Guillermo Lasso, candidato de CREO, seguido del sempiterno Lucio Gutiérrez, de Sociedad Patriótica.

Lasso, ex presidente ejecutivo del Banco de Guayaquil y aún hoy uno de sus principales accionistas, fue uno de los nombres propios de la actualidad del Ecuador durante la crisis financiera de 1999, la mayor en la historia del país hasta la fecha.

Éste, además, formaba parte del equipo de banqueros asesores del entonces presidente Jamil Mahuad cuando se produjo el rescate financiero a la banca, el llamado “feriado bancario[2] y el desplome del sucre que desembocó en la dolarización de la economía ecuatoriana.

Lucio Gutiérrez, por su parte, también es un viejo conocido de los ecuatorianos. Colaborador de los golpistas que derrocaron a Mahuad a principios de 2000, accedió a la presidencia de la República entre enero de 2003 y abril de 2005, cuando el movimiento civil llamado Rebelión de los Forajidos lo sacó del poder. En 2009 volvió a presentar su candidatura a la Presidencia, quedando en segundo lugar.

Lasso y Gutiérrez son la antítesis de Correa, enemigo acérrimo de las tesis liberales y neoliberales. Según las encuestas, Lasso es el inmediato perseguidor de Correa aunque a bastante distancia.

Por último, cabe mencionar a Álvaro Noboa, el hombre más rico de Ecuador, empresario bananero y eterno candidato a la Presidencia de la República. Se ha presentado a todos los comicios desde 1998. En 2006 llegó a ganar a Correa en la primera vuelta, pero fue derrotado por él en la segunda.

Los sondeos de opinión auguran una reelección de Rafael Correa. Algunos incluso a una sola vuelta pero, en cualquier caso, con una mayoría suficiente como para acudir con tranquilidad a la segunda vuelta. Un denominador común a los sondeos publicados es la amplia distancia que separa a los ex de Alianza PAIS del candidato Correa. Según las previsiones, los votos de Acosta y los de Wray apenas restarían un 8% a Correa.

 Bandera del Ecuador en lo alto del Palacio Presidencial de Carondelet. Autor: M. Casinos

Bandera del Ecuador en lo alto del Palacio Presidencial de Carondelet. Autor: M. Casinos

Sin embargo, esta tendencia no se repite en las elecciones legislativas, donde se vota una lista de partido. En esta ocasión, y siempre según las encuestas, Alianza PAIS ganaría pero la mayoría en la Asamblea no sería tan aplastante como en la Presidencia.

Si las urnas ratifican estas previsiones, se afianzaría la idea de que el proyecto de la Revolución Ciudadana de Alianza PAIS tiene altas probabilidades de resultar caduco, en la medida en que es altamente personalista y prácticamente se reduce a la figura carismática del economista Rafael Correa.

No obstante, tal y como recuerda el profesor Simón Pachano, hay motivos para desconfiar de las encuestas, que ya fallaron notablemente en la consulta popular de 2011. Es presumible que el desgaste de Correa sea mayor que lo que sugieren los sondeos, como consecuencia de proyectos polémicos como la minería en el sur del Ecuador o el Yasuni ITT en el oriente. Por otra parte, está la elevada indecisión que muestran los sondeos, lo que podría traducirse en un aumento de votos para la oposición del actual presidente.

Faltan dos días para saber si las encuestas han sido certeras o no. En cualquier caso, este proceso electoral llega en un momento crucial, en un contexto mundial de crisis en el que Ecuador despega económica y socialmente. Los ecuatorianos manifestarán si la Revolución Ciudadana que representa Correa sigue siendo una respuesta válida a sus necesidades o si prefieren dar una nueva oportunidad al antiguo modelo liberal que reedita Lasso.


[1] Rafael Correa Delgado se proclama presidente de la República en la primera vuelta de los comicios de 2009 con el 51,99% de los votos, el porcentaje más alto de la historia ecuatoriana hasta la fecha.

[2]El 8 de marzo de 1999 se decretaron 24 horas de inactividad bancaria, que se prolongaron durante días, y se congelaron los depósitos de todos los ecuatorianos. El “feriado bancario”costó al país 8.600 millones de dólares y, lo más grave, tuvo un gran coste social: recesión y quiebra de empresas, aumento de los índices de pobreza e indigencia, aumento del desempleo y una oleada de inmigración hacia Europa y EEUU sin precedentes, con la consecuente disgregación familiar y el abandono de las zonas rurales.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre María Casinos Rosell

Periodista y especialista en información internacional y países del Sur. Ha trabajado y dirigido medios escritos de ámbito local. Ha residido en Ecuador, donde ha trabajado como periodista y ha colaborado en distintas organizaciones sociales. Interesada en la comunicación desde el Tercer Sector. Devoradora de series, viajera empedernida y adicta a twitter. En LinkedIn: Maria Casinos Rosell. En Twitter: @la_casitos