Mediadoras africanas contra la mutilación genital femenina

En ocasiones, un libro o una película dan a conocer una realidad con más impacto que cualquier recorte de prensa. Es el caso de Waris Dirie y su libro Flor del desierto, publicado en 2003. La narración de la somalí sobre cómo le practicaron la ablación siendo apenas una niña dio la vuelta al mundo y sirvió para concienciar acerca del problema de la mutilación genital femenina.

Fatima Djarra, mediadora. (Fuente: Médicos del Mundo)

Fatima Djarra, mediadora. (Fuente: Médicos del Mundo)

Hoy mujeres y diversas organizaciones conmemoran el día internacional contra una práctica que afecta a 140 millones de niñas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de mutilación genital femenina?

Este organismo de Naciones Unidas la define como “todos los procedimientos que entrañen la ablación parcial o total de los genitales externos femeninos o la lesión de los órganos genitales femeninos que no respondan a razones médicas” y la clasifica principalmente en cuatro modalidades:

  • Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris).
  • Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores.
  • Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris.
  • Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

Los daños que causa en las mujeres son de tipo físico, psicológico y sexual (desde las infecciones a los traumas pasando por la imposibilidad de mantener relaciones sexuales satisfactorias). Habitualmente se realiza en la infancia y, con 92 millones de mujeres y niñas mayores de 10 años afectadas, se calcula que África es el continente donde más se observa esta práctica.

De hecho, es la comunidad africana quien mayoritariamente la lleva a cabo en España, a pesar de que la mutilación genital femenina está legalmente prohibida. Se detectó que algunas familias aprovechaban los períodos de vacaciones o viaje a zonas donde es habitual (Gambia o Malí, por ejemplo) para practicarla en las menores.

La organización Médicos del Mundo lleva casi una década trabajando en la prevención y sensibilización de este tema. En 2013 han querido resaltar la labor de las mediadoras africanas, cuyo “trabajo es fundamental para evitar que las familias que viajan realicen ablaciones a sus hijas durante su estancia en los países de origen”.

El conocimiento de los valores culturales facilita el acercamiento y la toma de confianza con las mujeres, que en ocasiones consideraban la mutilación como algo positivo y símbolo de pureza. Otras veces, “el peso de la presión social” impedía romper con esta tradición que a menudo vincula erróneamente ablación y religión.

El documental Sinim Mira (‘Pensando en el mañana’ / ‘Biharkoari begira’), realizado por Médicos del Mundo Navarra, explica la labor de la entidad y expone la visión de hombres y mujeres acerca de la mutilación genital femenina. Solo con la difusión y el debate más allá del ámbito doméstico, se podrá avanzar en la prevención y, en definitiva, su erradicación.

 


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Gloria Moronta

Licenciada en traducción e interpretación y especialista en información internacional. Curiosa y caminante. El Salvador me enganchó a la querida América. Contacto: gloria.moronta@hemisferiozero.com