Primer ‘Día internacional de la niña’

Por Sara G. de Blas*.

Hoy, 11 de octubre, se celebra el primer Día Internacional de la Niña, cuyo origen se encuentra en una propuesta de la ONG Plan Internacional, en el marco de su campaña ‘Por ser Niñas’, que tiene como objetivo  visibilizar la doble discriminación que viven éstas por razones de edad y de género.  En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña.

Niña en el campamento de refugiados saharauis, en Argelia. Fotografía: Sara G. de Blas

En este primer año, el Día Internacional de la Niña se centra en el matrimonio en la infancia. Esta práctica, que afecta cada día a 25.000 niñas y a diez millones cada año, es más frecuente en el África Subsahariana y en el Asia Meridional. Estos enlaces violan el derecho humano a elegir y aceptar libremente el matrimonio.

Cuando se da a temprana edad, las niñas se ven obligadas a abandonar la escuela y a ser madres cuando todavía no están preparadas. De acuerdo con la organización Every mother counts, las niñas casadas tienen el doble de posibilidades de ser golpeadas por sus maridos que las mujeres adultas.

Las niñas acceden con mayor dificultad a la educación o son escolarizadas por menos años que los niños. Según Plan Internacional, 39 millones de niñas entre 11 y 15 años no asisten a la escuela, y por cada 100 niños que no van al colegio, la cifra de niñas es de 117 . El embarazo precoz es una de las razones por las que las que muchas adolescentes abandonan las clases. La inequidad de género dificulta a las niñas el acceso a la sanidad. Cada 16 segundos una niña es mutilada genitalmente. Cien millones de niñas al año no nacen debido a la selección por género que se realiza en países como India o China.

Niñas en una escuela, Mozambique. Fotografía: Sara G. de Blas.

Según las estadísticas, la violencia afecta más a las niñas: en Colombia el 78% de casos de abuso sexual denunciados se presentan en niñas y adolescentes. Un tercio de las mujeres sufrirá violencia en algún momento de sus vidas. El informe Because I am a girl de Plan Internacional reconoce como más vulnerables a las niñas casadas y a las que habitan en zonas rurales o en la calle. Las niñas que viven en áreas rurales van menos al colegio, se casan y tienen hijos antes. La gran inseguridad que viven las niñas de la calle se muestra en la situación de éstas en India, donde un 68% indicó que había sido abusada físicamente,  y en Etiopía, donde un 95% ha sufrido explotación sexual.

Gracias a la educación de las niñas es posible acabar con los círculos de pobreza que suponen un riesgo para ellas mismas. Según el informe “Estado Mundial de las Niñas 2012″ de la ONG PLAN, las adolescentes que acuden más años a la escuela se casan más tarde, tienen menos hijos y es más probable que utilicen métodos anticonceptivos. La educación es la herramienta que empodera a las niñas y adolescentes para que puedan ser dueñas de su vida y tomar sus propias decisiones.

*Sara G. de Blas es estudiante del Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Interesada en la cooperación internacional y en la situación de la infancia y la mujer en el mundo. Tiene su propio blog: Cooperando con el Mundo


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia