Claves para entender las elecciones en Venezuela

Hugo Chávez y Henrique Capriles. Fuente: Getty Images

Por Alberto Andreo*

CARACAS. El 7 de octubre Venezuela se enfrentará de nuevo a un proceso electoral. En este caso, para elegir a su presidente para los próximos seis años. Media docena de candidatos se han postulado para el máximo cargo político del país, de los que solo dos tienen opciones reales de conseguirlo. Por un lado, el actual presidente, Hugo Chávez, que aspira a su cuarto mandato para cumplir un total de 20 años en el poder; por otro, el representante de la coalición de partidos conocida como la “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD) y hasta hace unas semanas gobernador de la provincia capitalina de Miranda, Henrique Capriles Radonski. Cerca de 19 millones de venezolanos decidirán el domingo si “seguir con la revolución”, como ha pregonado el primero, u optan “por el progreso” como ha defendido el segundo. Delincuencia, ayudas sociales, escasez, petróleo, salarios, encuestas… A continuación algunos de los puntos para entender la cita del primer domingo de octubre.

Oposición unida. Por primera vez en una elección presidencial la mayoría de los partidos que no comulgan con el ideario del presidente Chávez se presentan unidos. En las últimas tres votaciones presidenciales la oposición se presentó atomizada, incapaz de limar sus diferencias para mostrarse sólida, unida y con un proyecto común, lo que le restó muchas posibilidades y facilitó la victoria de la coalición “Gran Polo Patriótico” encabezada por el actual presidente. Con un porcentaje de 56/37 en 1998, de 59/37 en el año 2000 y de 63/37 en las últimas de 2006[1], Chávez apenas ha sentido el aliento de cualquier otro partido.

En esta ocasión, tras unas primarias entre los líderes de cada uno de los partidos que la conforman, Capriles Radonski se presenta como la cabeza visible de la MUD con una base social importante, como se ha visto en las diversas apariciones que ha tenido en el país a lo largo de la campaña electoral.

Cierre de campaña de Hugo Chávez. Foto: Facebook Ola Bolivariana

El sistema de votación. Tema recurrente desde hace unos años. “De los 92 comicios que hemos supervisado, diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor en el mundo”, ha declarado el ex presidente estadounidense Jimmy Carter[2], fundador del centro del mismo nombre que se encarga, entre otras cosas, de supervisar la transparencia de elecciones, para tratar de despejar dudas. El método es bastante más complejo que el español: se introduce un número de identificación en la máquina de votación por el que aparecen la foto y el nombre del ciudadano. Solo tras la lectura electrónica del pulgar derecho por parte de la máquina y su confirmación, el venezolano puede efectuar su voto. Tras estos pasos, el sufragante debe de colocar en una urna el “recibo” que la máquina le facilitará, para poder cotejar, si es necesario, la cantidad de votos electrónicos con el número de papeles introducidos. Un sistema doble que se antoja bastante seguro. Además, al elector se le mancha un dedo con tinta que tarda varios días en desaparecer, para añadir cualquier dificultad a cualquier posibilidad de fraude.

A pesar de que desde los “comandos de campaña” de los dos principales candidatos se ha repetido una y otra vez que el método es seguro y confiable, éste continúa despertando sospechas en parte de la población por casos como la aparición de la “lista Tascón[3]” tras el referéndum revocatorio al que se enfrentó Chávez en 2004, y que reveló el nombre de los ciudadanos que eligieron el sí en la consulta y que supuso una violación del derecho al sufragio secreto.

Acto de cierre de campaña de Henrique Capriles. Foto: Alberto Andreo

Guerra de encuestas. Un gran número de encuestas se han difundido desde el inicio de la campaña electoral. Los resultados varían desde una ventaja de dos dígitos del candidato Chávez, pasando por un empate técnico, hasta una ligera ventaja del representante de la MUD. Lo que está claro es que en ningún momento han despejado ningún tipo de duda debido a la disparidad de los datos aportados. Pero una cosa ha quedado clara: el actual presidente ha salido mejor parado en la mayoría de ellas. Eso sí, como toda encuesta, hay que acercarse a ellas con cuidado. Por poner un ejemplo, los resultados de ‘GIS XXI’, cuyo máximo responsable es un ex ministro de Interior y Justicia del actual gobierno, siempre han sido favorables al actual presidente por una distancia que rara vez ha bajado de 20 puntos[4].

Por otro lado, los resultados de ‘Varianzas’, firma relacionada con la MUD, han revelado una diferencia en los últimos meses siempre inferior a cinco puntos[5]. Luis Vicente León, máximo responsable de ‘Datanalisis’, la empresa que se dedica a este tipo de sondeos más respetada en el país, ha declarado al respecto que el representante de la MUD “es el único que ha crecido (su intención de voto en las encuestas) durante la campaña electoral[6]”. La última encuesta de esta firma daba al actual presidente una ventaja cercana a los 11 puntos.

Un punto importante a tener en cuenta es la cantidad de gente que decide no responder en este tipo de estudios y cuyo porcentaje, en algunos de ellos, ha llegado a ser superior a la brecha existente entre Chávez y Capriles Radonski. Además de la gente que decide no responder, ya sea por decisión propia, miedo o respeto, en este grupo se enmarcarían los conocidos como ni – ni (ni chavistas ni opositores), ese grupo de población indecisa, desencantada o simplemente desconectada de todo el proceso, existente en toda convocatoria electoral y que, en el caso de una votación cerrada como parece ser el caso, pueden ser decisivos.

Acto de cierre de campaña de Chávez. Foto: Ola Bolivariana

Petróleo, misiones y relaciones internacionales. Para nadie es un secreto que el ‘oro negro’ es el motor del país. Cerca de 300.000 millones de barriles de petróleo convierten a Venezuela en el país con las mayores reservas comprobadas y aprobadas por la OPEP del mundo.

Aproximadamente el 95 por ciento del dinero que ingresa el país viene de la venta de hidrocarburos y sus derivados[7], lo que provoca que su economía sea muy sensible a cualquier cambio en el precio de la cesta petrolera. Se calcula que desde su llegada al poder, el actual presidente ha tenido a su disposición alrededor de 700.000 millones de dólares por la venta de crudo[8], de los que cerca de 125.000 millones se han destinado a las conocidas como “misiones sociales[9]”, proyectos dedicados a cubrir las necesidades básicas (salud, alimentación, educación en varios niveles, vivienda…) de la gente más pobre y que han conseguido que en poco más de 10 años el país sea, por ejemplo, territorio libre de analfabetismo en 2005 según la UNESCO o que la proporción de hogares que vivían en situación de pobreza se redujese del 49 de 1998 al 29 por ciento de 2009[10].

La pérdida de este tipo de ayuda es algo impensable para la gente que actualmente la recibe y, a pesar de que se ha especulado que una victoria de la MUD acabaría con ellas, su envergadura, alcance, importancia a nivel social y las constantes declaraciones del candidato Capriles de que desea “mantener, mejorar y crear nuevas misiones[11]” descartan esta posibilidad, al menos a corto plazo.

En cuanto a las relaciones internacionales pasa algo parecido. A lo largo de sus años de mandato, el presidente Chávez ha creado una serie de organismos para tratar de hacer frente ideológicamente a su gran enemigo, Estados Unidos. De estos, destaca la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América -  Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA – TCP).

Dentro de esta iniciativa se fundó a finales de 2005 PetroCaribe, por el cual Venezuela subsidia, dependiendo del precio de la cesta petrolera, un porcentaje del crudo que le compran los 17 países de la zona caribeña que la integran, a cambio, por ejemplo, de la creación de empresas mixtas con participación venezolana para la explotación del combustible enviado, o su integración en el ALBA – TCP.

Desde luego que el apoyo de Caracas en este sentido ha sido positivo para estas pequeñas economías, que también han visto como en su territorio se invertía en infraestructuras energéticas y proyectos sociales parecidos a las misiones que existen en Venezuela. Pero los problemas con el suministro de agua y luz en el país ha sido utilizado por Capriles Radonski en muchas de sus apariciones electorales para acusar al actual gobierno de estar “regalando el petróleo”. Aparte, Venezuela ha firmado varios acuerdos bilaterales y creado fondos de desarrollo binacionales con países como Irán, Cuba o China que no son, a todas luces, los mejores amigos del principal importador de su crudo, Estados Unidos.

Cierre de campaña de Capriles. Foto: Alberto Andreo

Inseguridad, empleo y vivienda. Al hablar con cualquier ciudadano de este país estos son los principales problemas que, sin variar mucho el orden, enumeran. Se podrían sumar la inflación, la más alta del continente (en 2011 rozó el 28 por ciento) y los salarios, afectados directamente por ésta y por la depreciación que ha sufrido la moneda.

La inseguridad es algo palpable, calles desiertas al poco de caer el sol o las rejas en puertas y ventanas dan fe de ello. Según el “Informe Homicidios 2011” del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), con cerca de 19.500 homicidios, el año pasado fue el “más violento de la historia nacional”. Una tasa de 67 asesinatos por cada 100.000 habitantes convierten al país en uno de los más violentos del planeta y a su capital, Caracas, en una de las más peligrosas del mundo. A pesar de los planes aplicados para combatir la delincuencia o de la creación de nuevos organismos policiales por parte del gobierno, poco o nada se ha podido reducir este problema y las noticias sobre asesinatos o secuestros son comunes.

Referente al empleo, al principio de este año cerca del 45 por ciento de la población activa se encontraba trabajando en el conocido como “sector informal”, que aglutina a los ciudadanos dentro de empresas con menos de 5 personas y a los que están por cuenta propia, y el país contaba con una tasa de desempleo del 6’5 por ciento, un dato este, muy bueno. Aun así, el problema no es que la gente no tenga empleo, sino la poca creación de nueva oferta derivada tanto de la fuerte presencia del Estado como de la desconfianza del sector privado a invertir en el país. Según el último informe Doing Business del Banco Mundial, Venezuela ocupa el puesto 177 entre 183 países estudiados en la clasificación de “facilidad para hacer negocios”, superado por, entre otros, Eritrea, Chad o la República Democrática del Congo, país que también tiene el triste honor de aparecer al final del último Índice de Desarrollo Humano publicado anualmente por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El acceso a la vivienda ha sido uno de los últimos caballos de batallas. Con un déficit habitacional que el país lleva arrastrando desde mediados de los años 50 del siglo pasado, la “Misión Vivienda” aprobada por el actual gobierno en 2011 trata de alcanzar la cifra de 350.000 casas construidas cuando finalice 2012. El principal obstáculo no es el número de viviendas entregadas, sino el problema con el que se encuentran a la hora de mantener un suministro continuo de los materiales necesarios, escasos y muy controlados por empresas estatales. Otro problema para la gente a la búsqueda, sobre todo de alquileres, es la nueva ley que los regula, aprobada hace unos meses y por la que, por ejemplo, el Estado “regula el contrato entre propietario e inquilino, las rentas a cobrar por los dueños, los procesos de desalojo de los inquilinos y las ventas de las viviendas que tienen más de 20 años alquiladas”. Esta nueva normativa despertó la desconfianza de los dueños de inmuebles y contrajo más aún la ya de por sí escasa oferta de alquiler.

Petróleo, misiones sociales, inseguridad, empleo o vivienda. Chávez o Capriles. Seguir con “la revolución” o cambiar hacia “el progreso”. Una pequeña guía para orientar sobre la elección que tienen que hacer los venezolanos. El 7 de octubre, domingo, es el día. Estén atentos.

* Alberto Andreo. Periodista. Desde que trabajó en la Agencia EFE en Caracas no se puede despegar de América Latina. Aún no sabe por qué volvió a España. Tras especializarse en Información Internacional y Países del Sur en la UCM salió corriendo de la península. Ha trabajado en tantos sitios que ni se acuerda. Síguelo en @andreoalberto.

 


[1]      MATA, Jose Rafael: “Oposición y chavismo: el cara a cara de los votos”, el-nacional.com, 2 de octubre de 2012, [en línea] http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/tuvoto/noticiaselectorales/oposicion-y-chavismo–el-cara-a-cara-de-los-votos.aspx

[2]      WYSS, Jim: “Sistema de votación de Venezuela genera dudas”, elnuevoherald.com, 28 de septiembre de 2012, [en línea] http://www.elnuevoherald.com/2012/09/28/1310220/sistema-de-votacion-en-venezuela.html

[3]    Eluniversal.com: “Tascón: alto jefe de Súmate vendió la lista por miles de dólares”, 21 de abril de 2005, [en línea] http://www.eluniversal.com/2005/04/21/pol_ava_21A553215.shtml

[4]    POLISZUK, Joseph y OLIVARES, Francisco: “Los ni – ni sí saben pero no contestan”, eluniversal.com, 23 de septiembre de 2012, [en línea] http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120923/los-ni-ni-si-saben-pero-no-contestan

[5]    Ibídem.

[6]    VON BERGEN, Franz: “Capriles R. es el único candidato que crece en la campaña”, ultimasnoticias.ve, 25 de septiembre de 2012 [en línea] http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/tuvoto/noticiaselectorales/-capriles-r–es-el-unico-candidato-que-crece-en-es.aspx

[7]    Datossobreeconomia.com: “Datos económicos de Venezuela en 2011”, [en línea] http://www.datossobreeconomia.com/2011/03/datos-economicos-de-venezuela-en-2011.html

[8]    KRAUZE, Enrique: “Carta a un chavista”, lanacion.com.ar 5 de octubre de 2012, [en línea] http://www.lanacion.com.ar/1514420-carta-a-un-chavista

[9]    Eluniversal.com: “PDVSA ha destinado mas de $123 mil millones a misiones sociales”, 27 de mayo de 2012, [en línea] http://www.eluniversal.com/economia/120527/pdvsa-ha-destinado-mas-de-123-mil-millones-a-misiones-sociales

[10]  PENFOLD, Michael y CORRALES, Javier: Un dragón en el trópico, Venezuela, Ed. La Hoja del Norte, 2012, p. 125

[11]  Diariodecaracas.com: “Capriles se comprometió a mantener, mejorar, y crear nuevas misiones”, 9 de septiembre de 2012, [en línea], http://diariodecaracas.com/politica/capriles-se-comprometio-mantener-mejorar-crear-nuevas-misiones


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia