Los legados de Babel

Imagen expuesta en la muestra "Torre de Babel: Historia y mito" en el Museo Arqueológico de Murcia

Por Alejandro Méndez *

Los “ladrillos” surgen airosos frente a los “cerdos” en medio de la incertidumbre que aflige al inestable humor de “los mercados internacionales”, dicen los chamanes desde el centro del poder. El de la economía es el oráculo de moda ante multitudes atónitas desde los tiempos bíblicos. Y la nave va, advierte preocupado J. Bigshit.

La crisis global que estalló a fines de 2008, enésima desde el invento del papel moneda, nos mantiene en vilo con nuevos villanos: los “pigs” (‘cerdos’), sigla compuesta en inglés que alude a los males que causan Portugal, Irlanda, Grecia y España, explicó el científico y filósofo J. Bigshit en una de nuestras tertulias.

“Son los países que han perdido el baile de la silla organizado por otros más poderosos que les corrieron el asiento en lo mejor de la fiesta del boom hipotecario y el desmadre financiero”, me dice didáctico.

Ciencia maldita si las hay, la economía necesita de chamanes y pitonisas capaces de interpretar al entronizado dios del mercado. Pero en esta batalla mefistofélica del devenir económico, surgen inesperadamente victoriosos los “bric” (que en inglés suena como brick, ‘ladrillo’), apunta Bigshit.

Se trata de la sigla formada por Brasil, Rusia, India y China, los países “emergentes” que sumaron sus asientos en el olimpo del mercado, aducen los chamanes y corrobora el científico. Mientras los “cerdos” hicieron de las suyas, los “ladrillos” sacaron provecho, resume luego de intrincadas explicaciones fuera del alcance de los profanos.

Dentro de unos siglos, los científicos se preguntarán qué habrán tenido que ver los cerdos en esta crisis global y a qué viene eso de los ladrillos, advierte Bigshit. “Como desde la destrucción de la torre de Babel, no nos entendemos. Peor aún, entendemos mal y con ello perpetuamos la confusión”, subraya el filósofo.

Llegada de los españoles a la península de “Yucatán”

A comienzos del siglo XVI, un miembro de la expedición de Hernán Cortés le preguntó a un aborigen maya cómo se llamaba el territorio al que los españoles acababan de llegar y recibió como respuesta “yucatán”. De allí salió el nombre de la península, aunque lo que le dijo el indio al español fue “no le entiendo” o “no soy de aquí”, según interpretaciones etimológicas del entuerto.

“Cómo se llaman esas ratas gigantes que andan a los saltos”, le preguntó con señas y gestos el capitán inglés William Cook a los nativos a su llegada a la actual Australia en 1770. “Kan ghu ru” (no le entiendo), le respondieron los nativos. Cook y su botánico “de a bordo”, Joseph Banks, bautizaron así a los canguros.

En posteriores expediciones inglesas a Australia, no se halló a ninguna tribu aborigen que llamara así al saltarín animal, indica Bigshit. La desaparecida etnia “cunza” que pobló los territorios de Antofagasta, en el norte del actual Chile, ha sido otra víctima de la pertinaz tozudez del conquistador. Las huestes de Francisco Pizarro habían llegado a esa árida zona y repitieron el error: “qué lengua hablan ustedes”, preguntaron y los indios respondieron al pie de la letra: “la nuestra” (cunza). ”Ojo con confundir a Pizarro con el homónimo goleador chileno a quien también se llama ‘el conquistador’ “, me alerta por las dudas Bigshit.

El científico está ahora empeñado en descubrir a cuántos especímenes de la clasificación botánica y animal llamamos “no le entiendo”, “no soy de aquí”, “maldito invasor”, “váyanse de aquí” o cualquier otra respuesta en lengua aborigen que hayan recibido los conquistadores de turno en su afán de bautizar especies. Bigshit es un perseguidor de imposibles, me digo a mí mismo.

*Alejandro Mendez trabajó en la Agencia Efe en Buenos Aires (Argentina) durante 26 años, llegando a ser jefe de redacción, cargo que ocupó desde mediados de 2006 hasta  mayo de 2012. Actualmente es consultor dprensa; de comunicación, imagen corporativa y producción de contenidos multimedia en X Vocación. Responsable de imagen y comunicaciòn de Art Road y además, autor del blog Máxima 100.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia