Las Brigadas Vecinales denuncian “que los controles por perfil racial siguen existiendo”

En la tarde del pasado jueves, tres miembros de las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos se reunieron con el subdelegado del Gobierno en Madrid. Durante el encuentro, los representantes de las Brigadas expusieron su disconformidad con la circular policial X/2012 recientemente publicada, pues consideran que “no prohíbe las redadas racistas; [sino que] muy por el contrario, las mantiene”.

Las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos se concentraron frente a la Delegación del Gobierno. Fotografía: Gloria Moronta.

Pancarta de las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos. Fotografía: Gloria Moronta.

De acuerdo con los datos entregados en la Delegación del Gobierno, entre el 9 de marzo y el 29 de mayo de 2012 se habrían producido 260 controles por perfil racial, habiendo recibido entre el 21 de mayo –fecha de la publicación de la circular- y el día 29 del mismo mes un total de 41 avisos por redadas racistas. La Administración no ha ofrecido datos oficiales al respecto. Natalia, una de las integrantes de las Brigadas que acudió a la reunión, reconocía que desde la Delegación “han insistido mucho en que iba a bajar el porcentaje”, algo que consideran insuficiente porque su objetivo es “que una práctica ilegal como esta no exista”.

Según la circular, “las identificaciones de personas que infundan sospechas se realizarán de forma proporcionada”. No se especifica en el texto de qué habrían de infundir sospechas, ni qué se considera proporcionado. Es evidente, por tanto, que la nueva instrucción no ha conseguido su objetivo de “eliminar cualquier ambigüedad”. Las Brigadas lamentaron tras la reunión que en el documento se “vincula migración con delincuencia” a pesar de que la Ley Orgánica 4/2000, que regula los derechos y libertades de los extranjeros, indica que la estancia irregular en el estado español es una infracción administrativa y no un delito.

Además, expusieron al subdelegado su preocupación por las multas impuestas a varias personas que han documentado estas prácticas policiales. El pasado mes de marzo, cuatro integrantes de las Brigadas Vecinales fueron absueltas de los cargos de desobediencia a la autoridad que se le imputaban.

La reunión, prevista desde el 20 de mayo, se ha mantenido cuatro días después de la alarma creada en el madrileño barrio de Lavapiés cuando un par de policías vestidos de paisano lanzaron dos disparos al aire durante la detención de un joven senegalés por la presunta venta en la calle de objetos falsificados -desde 2010 el llamado top manta no está tipificado como delito, sino como falta en los casos de venta al por menor y cuando el beneficio sea inferior a 400 euros-. El hombre se encuentra en libertad con cargos. La comunidad senegalesa ha contactado con las autoridades consulares de su país para demandar la búsqueda de una solución a situaciones como la vivida el pasado domingo.

En 2009, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas dictaminó que la ciudadana española Rosalind Williams había sido discriminada por las autoridades policiales cuando le pidieron la documentación solamente a ella, única persona de raza negra que había en ese momento en la estación de trenes de Valladolid. Recientemente organizaciones y particulares han hecho llegar a la ONU, a través de la Oficina del Defensor del Pueblo, sus quejas sobre estas identificaciones que consideran “ilegales”. Aunque las Brigadas Vecinales se llevan “la impresión de que van a seguir manteniéndose” -o precisamente por eso-, sostuvieron a la salida que continuarán con su labor de denuncia.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Gloria Moronta

Licenciada en traducción e interpretación y especialista en información internacional. Curiosa y caminante. El Salvador me enganchó a la querida América. Contacto: gloria.moronta@hemisferiozero.com