La lucha contra los CIE continúa

Por Alma Toranzo. Fotografías de Javier Polo.

La existencia de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) es cada vez más cuestionada. Según numerosos testimonios, estos espacios definidos como “centros no penitenciarios” funcionan de manera muy similiar a una cárcel detrás de cuyos muros se violan los derechos humanos de los inmigrantes. Por ello, numerosas asociaciones y ONG de todo el país llevan meses saliendo a las calles para luchar contra los CIE.

El pasado sábado, como viene repitiéndose desde algunas semanas, se realizó una manifestación que partió desde Legazpi hasta la plaza de Aluche, muy próxima al CIE de este barrio de Madrid conocido por las presuntas violaciones de derechos humanos que se producen en él, para protestar por las condiciones en las que se encuentran los internos. Según un informe del Centro Pueblos Unidos publicado el año pasado, en este centro se han producido agresiones, ingresos indiscriminados y una duración excesiva del internamiento; además de que las condiciones de vida del centro son muy malas, produciéndose hacinamiento, reclusión  e inactividad, entre otras cuestiones.

Frente a estas protestas, el Ministerio del Interior ha presentado el borrador de un nuevo reglamento en el que se establece que estos centros, que pasarán a llamarse Centros de Estancia Controlada de Extranjeros (CECE), estarán administrados por un funcionario público ajeno a la policía que se encargará de gestionar la vida diaria de los internos.

 


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Hemisferio Zero

Hemisferio Zero es un medio digital especializado en información internacional sobre los llamados Países del Sur. El equipo, con sede en Madrid, está formado por jóvenes periodistas, historiadores y fotógrafos con corresponsalías en México, El Salvador, Colombia, Senegal y, eventualmente, en Turquía, Siria y los Balcanes. Nuestro foco está puesto en los derechos humanos, movimientos sociales, medio ambiente, conflictos armados, acción humanitaria y cooperación para el desarrollo en latitudes que apenas tienen cobertura en la agenda de los medios tradicionales. El Sur no es uno, sino todos los que caben dentro. Por ello y porque creemos en las personas y sus historias, hemos creado un espacio que ofrece una perspectiva global sin olvidar lo local. Porque como decía Kapuściński, el periodismo ha de ser intencional y remover conciencia