“Estamos hartos de cayucos. Queremos levantar nuestro país”

A sólo tres días de las elecciones, un grupo de senegaleses se ha congregado frente a la Embajada de Senegal en Madrid para expresar su rechazo a la candidatura de Abdoulaye Wade, el actual presidente del país. A las tres de la tarde dio comienzo el acto de protesta en el que se oyeron gritos como “Wade, vete ya; Wade, criminal”. No es la primera vez que la diáspora senegalesa se manifiesta en España, como ya contamos en Hemisferio Zero. “Wade fue el primero en pedir a Gadafi que se fuera y mira ahora”, señalaba un asistente.

Lectura de manifiesto en la manifestación senegalesa en Madrid. (Foto: Diego Represa)

“No va a ser fácil, pero al menos lo intentamos”, repetía un joven. Desde que comenzasen las protestas en Dakar contra la decisión del Tribunal Constitucional de permitir la reelección para un tercer mandato a Abdoulaye Wade, ha habido al menos ocho muertos en diferentes puntos de Senegal. “Nos sentimos impotentes: nosotros aquí y la familia allí”, añadía. Los últimos disturbios contrastan con la tradicional calma de la antigua colonia francesa, uno de los estados más estables de África Subsahariana.

Manifestante con una camiseta del movimiento Y'en a marre. (Foto: Diego Represa)

Los movimientos Y’en a marre y 23 de junio (M23) aglutinan a diferentes sectores de la oposición, como reconocía Awa Cheikh Mbengue, una de las representantes en España del partido Alliance pour la République (Alianza por la República, APR). “Piensan que estamos desunidos, pero no es así”, aseguraba. Entre los reproches que formulaba a las puertas del edificio institucional, Mbengue denunció que “no me ha llegado la tarjeta porque soy de la oposición”, en referencia a la carta electoral que debería haber recibido para poder votar el próximo 26 de febrero en las urnas que se colocarán en el madrileño barrio de Lavapiés. Sin ese documento, no podrá ejercer el derecho a voto, como tampoco lo harán por ese motivo varios de sus conciudadanos presentes en la concentración.

Otra de las reivindicaciones consiste en poner fin a la supuesta corrupción que rodea el poder. “Senegal es un país rico”, afirmaba Mbengue. A su lado, un hombre de mediana edad se quejaba de la desigualdad de oportunidades entre Karim Wade, hijo del actual presidente y titular de varios ministerios, y las personas “preparadas” que no encuentran empleo. “Estamos hartos de cayucos. Queremos levantar nuestro país”, apostillaba Mbengue. “Si gana Wade, más jóvenes se irán”, concluyeron.

Hubo un breve momento de tensión cuando, al llegar un funcionario senegalés al edificio, se produjo un intercambio de insultos entre éste y un miembro de la APR. Una mujer alzó entonces su pancarta: “No queremos un presidente viejo de 90 años”. Precisamente es la edad uno de los argumentos que esgrimen en contra de Wade, si bien Senegal es tradicionalmente un país que valora la experiencia y opinión de sus mayores.

Manifestación de senegaleses en contra de la candidatura de Abdoulaye Wade. (Foto: Diego Represa)

Según un integrante de RADDHO, una asociación africana de defensa de los Derechos Humanos, el presidente Wade perdió definitivamente la confianza de muchos senegaleses al pronunciar la ya famosa frase: “Ma Waxon, Waxeet” (‘lo que dije, lo retiro’). Con ello, dejaba claro que si alguna vez había contemplado abandonar el poder tras las dos legislaturas máximas que marca la Constitución, a partir de ese momento estaba totalmente decidido a presentarse a las elecciones. En España, los miles de senegaleses llamados a las urnas votarán este domingo con la mirada puesta en los sucesos de un país en tensión.

Ningún miembro de la Embajada senegalesa en Madrid accedió a hablar con la prensa a pesar de los numerosos intentos por conseguir declaraciones oficiales.


Compártelo:

Follow me on Twitter

Sobre Gloria Moronta

Licenciada en traducción e interpretación y especialista en información internacional. Curiosa y caminante. El Salvador me enganchó a la querida América. Contacto: gloria.moronta@hemisferiozero.com